DOMINICANOS EN LA URBE

LA PAGINA DE LOS DOMINICANOS EN NEW YORK

PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA RADIO DE LA SALSA

PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA RADIO DE MODA

UNA RADIO PARA TI

QUIERES TENERLA? 914-775-9802

EL GLOBO INDEPENDIENTE

TODA LA INFORMACION

EL GLOBO INDEPENDIENTE

NOTICIAS ACTUALIZADAS SIEMPRE

PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

sábado, 20 de abril de 2019

Horizontes trazados al país y al verdadero cristiano



Por Guillermina Altagracia Marizán Santana

En sus criterios estratégicos en torno a la real promoción de cada ser humano, el Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD) invita a comprender, que el muy complejo mundo en el que convivimos, pese a los  graves problemas que le afectan, sus bondades son superiores a sus debilidades, lo que nos convoca a procurar nuestra realización social basada en ellas, para engendrar vínculos que sean motorizadores de la vocación de bien y el amor por nuestro prójimo, que exige la consolidación y sanidad del  Estado y la sociedad dominicana.

Por la impactante relevancia de la referida tarea, para el hombre y la mujer dominicana ir tras horizontes, que aseguren ciertamente el progreso y el desarrollo armónico, es su firme criterio, que para proveernos de las principales columnas requeridas para su éxito, obliga una vinculación y dependencia, con el pensamiento y forma de proceder, del más perfecto y confiable de todos los amigos que podemos tener, el cual es: Jesucristo.   

Propósito que dimensiona su  transcendencia, por constituirse en guía esencial de nuestras vidas, al ser Cristo el más perfecto ejemplo de la práctica del amor entre los humanos, en razón de que junto amar a todos los hombres y considerarlos como sus amigos, los invitó sin barreras a formar parte de sus amigos especiales, como nos lo mostró en la relación que tuvo con los apóstoles: Pedro, Santiago y Juan, así como con los tres hermanos de Betania: Lázaro, Marta y María.

Agregando que para ser entes sociales realizados, debemos proponernos entrar en el círculo de los amigos de Jesucristo y de su correcto pensar, con la finalidad de construir una nación sustentable, tomando el camino que nuestro Mesías y Redentor nos indicó, al convertirse en el cordero de la redención de nuestros pecados,  además, al regalarnos un nuevo mandamiento que es el amor, como centro principal de la paz.

Meta que visualiza el camino de su eficaz obtención, por intermediación del Evangelio, en el que Jesucristo nos señala: "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que os mando”; llamando por tanto, que si queremos ser sus amigos y formar parte de su reino, debemos cumplir con lo que nos ha pedido: “Amarnos los unos a los otros, como él nos ha amado, siendo humildes y nobles de corazón”.

Respecto a lo cual enmarca, que para conquistar las conductas que Jesucristo pide a toda la humanidad, no es suficiente un amor de simples emociones, sino un amor de entrega, de sacrificio y de fidelidad, por medio de la vivencia plena en nuestras familias y demás instituciones, de las virtudes que dan sentido y razón de ser a nuestra existencia como seres humanos.

Para que seamos en su mayor plenitud ciudadanos y ciudadanas dignos y realizados, en tan esenciales metas, el Consejo Regional de Desarrollo (CRD) sugiere a  todos los dominicanas y dominicanos, sin excepción, vivir de acuerdo a las  directrices de Jesucristo, siendo íntegros, humildes y  piadosos, a fin de edificar una sociedad, que además de garantizar el bienestar social, tenga por columnas innegociables el amor, la paz y la confraternidad.

La autora es: La Dra. Guillermina Altagracia Marizàn Santana, Directora de la Comisión de Género del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), Juez y Doctora en Derecho.  

Alan García olvidó la memoria del Inca



Por Miguel Ángel Cid Cid

Los seres humanos, a pesar de la posición social, política, económica e ideológica, están sujetos a acciones obligatorias de acuerdo a sus oficios, arte o profesión de vida. Los religiosos de cualquier clero o jerarquía y los políticos también, están sujetos a las mismas reglas del común de los mortales.

En efecto, una de las características de todos los seres humanos consiste en equivocarse, lo que quiere decir que el homo sapiens es imperfecto. Ahora, también es de humanos implorar perdón por los errores cometidos.

En consecuencia, hay quienes reciben el perdón de sus iguales una y otra vez, y nunca alcanzan a darse cuenta que llegará el día en que será imposible pedir clemencia. En la madrugada del 17 de abril 2019, el expresidente del Perú, Alan García, se arrancó la vida de un disparo en la cabeza.

El expresidente García, fue tan beneficiado del perdón, que luego de concluir su primer mandato presidencial en 1990, hubo de pasar varios años prófugo de la justicia. Cuando la Corte Suprema declaró prescritos en el 2001 los delitos que se le imputaban, Alan García regresó a Perú. Luego, la coyuntura y las habilidades políticas que lo adornaban le allanaron el camino para regresar al solio presidencial del Perú.

O sea, que después de “desfalcar las arcas del Estado” el pueblo peruano eligió de nuevo a Alan García presidente constitucional con amplia ventaja sobre sus competidores. Su segundo mandato, transcurrió del 2006 al 2011 entre indultos alegres y componendas perversas.

Las fórmulas usadas por el habilidoso Alan para pedir piedad, fueron muchas. Y la piedad lo favoreció de mil maneras. Él, creyó en la bondad perenne del indio americano y se olvidó de la memoria sempiterna del Inca. Sí, el Inca viene guardando los clavos para todos “los Pizarro” que lo “conquistaron”. El Inca se ahorró crucificar a Alan García, solo tuvo que entregarle los clavos para se convirtiera en su propio verdugo.

El expresidente peruano calculó mal, el total de la suma lo consiguió en República Dominicana donde al decir de un exmandatario, “los expresidentes son intocables”. Él pensó mal, al creer que por ser figura histórica, la justicia de Perú daría crédito a sus palabras sobre las de Jorge Barata, antiguo superintendente de Odebrecht en Perú. Pasó todo lo contrario.

En su delirio, el gran Alan García dejó pasar desapercibido el juicio al todo poderoso, Alberto Fujimori y la reciente destitución y posterior apresamiento de Pedro Pablo Kuczynski. A Fujimori lo liberaron, producto de una componenda y al poco tiempo se descubrió el acertijo y lo regresaron a su celda.

La investigación de relojería, realizada por los fiscales peruanos sobre la operación Lava Jato, también tiene en la mira a los ex gobernantes, Ollanta Humala y Alejandro Toledo. Las principales cabezas del fujimorismo están en prisión.

En República Dominicana, hace tiempo que no se avistan relojeros en las esquinas. Incluso, muchas personas utilizan reloj de pulsera solo por lujo o costumbre. Ahora, el mismo caso de Odebrecht que tiene acorralado a cuatro expresidentes en Perú se ventila en los tribunales dominicanos.

La gente en la calle repite que “no son todos los que están, ni están todos los que son” y en su momento, el actual presidente del Senado afirmo que “yo anduve en el lodo sin enlodarme”.

¡Quiera Dios! y a los santos apóstoles, que el espíritu del Inca se mude aquí unos meses. Que de camino, traiga en su alforja algunos clavos para crucificar en sus respectivas cruces a los que están y a los que faltan.


viernes, 19 de abril de 2019

Filial Círculo de Locutores Dominicanos en NY conmemora su día con varias actividades




Por Víctor Gómez                                            

Nueva York.- Con una ofrenda floral ante la estatua del Patricio Juan Pablo Duarte, la filial del Círculo de Locutores Dominicano de esta ciudad inició la celebración del mes del locutor y de paso su día el cual fue instituido por el decreto 4476 del 2 de Abril de 1974.

Una representación de la directiva del círculo encabezada por su presidente el reconocido locutor Germán Batista, dijo presente en la calle Canal y la Sexta Avenida del bajo Manhattan.

La entidad se apresta a  realizar varias actividades entre ellas el lanzamiento oficial de la Unidad de Educación Continua del Círculo, una conferencia magistral titulada "Los Locutores en la Era Digital Redes Sociales y Radio", que dictará el reputado periodista Bolivar Balcacer, a realizarse en Scientology Community Center, ubicado en el 228 East de la calle 125 en Harlem.

Además el Domingo 28 del presente mes iniciarán el primer Modulo de Orientación para principiantes  de Locución, que será en la referida dirección, entre otras actividades.​​


Servia Iris Familia: La lucha contra la corrupción debe constituirse en una política de Estado



Por Víctor Gómez

NUEVA YORK.-  La dirigente política y comunitaria, Servia Iris Familia, aseguró hoy que la lucha contra la corrupción debe constituirse en una política de Estado de mayor importancia y mostró su plena confianza de que el próximo gobierno que encabezará el licenciado Luis Abinader desde agosto de 2020, está considerando, fundamentalmente, contar con servidores íntegros, capacitados y comprometidos con la función pública.

La también Secretaria de Organización del Frente Agropecuario del Partido Revolucionario Moderno en Nueva York, dijo que conocedores del flagelo que representa la corrupción manifiestan que: “El Estado no solo debe erradicar cualquier práctica irregular o poco transparente a su interior, sino visualizar la necesidad de luchar con las herramientas que el marco jurídico otorga contra quienes amenacen o atenten contra dicha pauta de comportamiento”,

La aspirante a Diputada del Exterior entiende que se debe recordar la Convención Interamericana contra la Corrupción, que expresa que la corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas, atenta contra la sociedad, el orden moral y la justicia, así como contra el desarrollo integral de los pueblos;

En un documento remitido a los medios, recordó que la democracia representativa, condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo del pais, por su naturaleza, exige combatir toda forma de corrupción en el ejercicio de las funciones públicas, así como los actos de corrupción específicamente vinculados con tal ejercicio, tal como lo indica convenios internacionales.

De igual manera expresó que el combate contra la corrupción fortalece las instituciones democráticas, evita distorsiones de la economía, vicios en la gestión pública y el deterioro de la moral social; así como que a menudo, la corrupción es uno de los instrumentos que utiliza la criminalidad organizada con la finalidad de materializar sus propósitos.

Resaltó la importancia de generar conciencia entre la población de los pais sobre la existencia y gravedad de este problema, así como de la necesidad de fortalecer la participación de la sociedad civil en la prevención y lucha contra la corrupción.

Servia Iris Familia, reconocida por su lucha a favor de los dominicanos en el exterior y sus aportes permanente a las buenas causas nacionales reiteró que sólo el trabajo permanente puede dar la victoria al Partido Revolucionario Moderno y así lograr el CAMBIO que anhela el país, realizando un llamado a los perremeistas a no descansar hasta alcanzar la meta.

                                                         









El Sermón de las 7 Palabras, siete latigazos contra el estado actual de país


El Sermón de las 7 Palabras, siete latigazos contra el estado actual de país

Por Luis Aníbal Medrano S.

SANTO DOMINGO, R. D.- El tradicional Sermón de las 7 Palabras pronunciado este Viernes Santo desde el púlpito de la Catedral Primada de América constituyó siete latigazos de azote a los responsables del estado de cosas imperante en la República dominicana, y en sus palabras retratan la descomposición política y moral que impera en las actuaciones de las actuales autoridades gubernamentales y les enrostra la forma inmisericorde con que estas afectan el desenvolvimiento de la nación en todos los sentidos.

La primera palabra “¡padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen!” fue pronunciada por Mons. Faustino Burgos; la segunda palabra: “En verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc. 23, 43) por el padre Miguel Amarante; la tercera: «Mujer, ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre.» por el padre Nelson Antonio Acevedo Betances; la cuarta: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46) Por el padre Vicente Sánchez Burgos, ivd; la quinta palabra: «Tengo sed» (Jn. 19, 28) por el padre Eric Wilson Cosme, la sexta palabra: “Todo está cumplido”,  Jn 19,30 por el padre Roberto Martínez y la séptima palabra: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” (Lc. 23, 46) por el diácono José Rosado.


Mons. Faustino Burgos, es una parte de su alocución dijo: Es posible que ante la situación actual por la que transitamos, de sálvese quien pueda, de violencia, de inseguridad, de tanta corrupción e impunidad en los distintos estratos de nuestra sociedad, pensemos, y nos cuestionemos: A-¿puede o debe Js desde la cruz pedir al Padre el perdón por aquellos que sin ningún reparo delinquen y siguen en ese agitado curso, transitando impunemente, aprovechándose de la debilidad de los más vulnerables, del pobre, del indigente, del inmigrante, del sin trabajo…, a sabiendas de lo que están haciendo?

B-¿Puede o debe Jesús pedir perdón por aquellos que realizando auditorias en estamentos del Estado, dejan las mismas engavetadas a sabiendas de las anomalías encontradas? ¿Puede Jesús pedir perdón desde la cruz por aquéllos que conscientemente oprimen e hipotecan el futuro del pueblo?

C-¿Puede Jesús clamar desde la cruz el perdón de los bandoleros, de aquellos que aprovechándose del poder (ya sea, económico, político, social, religioso) extorsionan al débil?
                                   
El Padre Miguel Amarante en uno de los parrafos de su participacion habla de que”: Propicio es el momento para pedir ese cambio, esa conversión en todas las esferas de nuestra sociedad. La conversión de un sistema judicial donde Themis, la diosa de la justicia, se ha quitado la venda de sus ojos para juzgar de manera parcializada y atendiendo a intereses particulares. Nuestro país, amerita un cambio en el ámbito sanitario. Da pena ver el servicio que recibe la gente en las emergencias de nuestros hospitales donde no hay ni siquiera camas suficientes para ser atendidos y a veces los pacientes tienen que recibir las primeras atenciones médicas, tirados en el suelo. Es necesario el cambio, la conversión de un sistema carcelario deficiente en el que ya es una costumbre archivar expedientes y dejar casos en el olvido, a merced del tiempo, mientras los internos se degradan y esperan vanamente una respuesta de dicho sistema.

El reverendo Antonio Acevedo Betances se pronunció de la siguiente manera: Es en este momento, en el de la “hora”, en el que Jesús va a dar el vino del Espíritu, es cuando inaugura la alianza nueva que sustituirá definitivamente a la antigua. Es el vino nuevo de la entrega incondicionada, de la vida ofrecida en el altar de la cruz, y que es ofrecido ahora, no ya al maestresala, sino a la humanidad que lo ha rechazado, que lo ha condenado en los poncios Pilatos que siguen condenando a los dominicanos que se roban una gallina y mueren enfermo en la cárcel de La Victoria en cambio los ladrones del caso Odebrecht, quienes sobrevaloraron casi todas las obras que realizaron han andan suelto disfrutando de las fortunas que han amasado. Porque en República Dominicana no se han construido cárceles para los que se roban millones ni existen jueces para la clase política que defrauda el erario público.

El Padre Vicente Sánchez Burgos, ivd: dijo que No cabe duda que con esta expresión  Jesús quiere sentirse cercano a todos los hombres y mujeres que  en algún momento de su vida se  han sentido abandonados por Dios,  sea por causa de sus propias decisiones o acciones equivocadas o, bien, por la  negligencia o la irresponsabilidad de las autoridades competentes. En este sentido, pienso en muchos dominicanos y dominicanas quienes, aquejados por diversas enfermedades, y no pudiendo pagarse un servicio de salud privado,  acuden a nuestros hospitales públicos con la esperanza de calmar su dolor, pero al llegar allí se encuentran con un panorama que duplica o multiplica su dolor porque deben pasarse largas horas  (de pie o tirados en el piso) en la sala de emergencias sin recibir la mínima atención de un médico, ya sea por falta de personal o por falta de espacio físico, cama y otros mobiliarios  adecuados. Por ejemplo, pienso en el Hospital Regional Marcelino Vélez Santana, en Herrera, Santo Domingo Oeste, el cual está ubicado en una demarcación geográfica con más de 800 mil habitantes, y que, a pesar del anexo que allí ha inaugurado el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez,  hace casi dos años, todavía las autoridades de este centro de  salud no se han puesto de acuerdo para aperturar este nuevo y moderno centro de salud y ponerlo al servicio de cientos de pacientes que a diario acuden a este lugar.

El Padre Eric Wilson Cosme: Tenemos sed de una justicia, "más justa, imparcial y equitativa para todos". No una justicia en dos niveles: para el grande y para el pequeño. No una justicia, en donde haya quienes estén exentos de toda culpabilidad legal y hasta moral. Se nos está transmitiendo como meta-mensaje, que, "si robas poco, vas a la cárcel, pero si robas mucho no". Eso es lo que lamentablemente, se nos está dando a entender.  Estas y otras situaciones, ligadas al orden social y a la justicia, nos están llevando a tomar la justicia por nuestras propias manos. Cada día, aumentan los casos. El mismo Jesús nos dice: "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados" (Mt. 5, 6) La sociedad dominicana ansía que su sed de justicia quede saciada.

Tenemos sed, de dominicanos que sirvamos a la patria y que no nos aferremos al poder. Que no nos creamos que los pseudo-mesianismos políticos hayan resuelto algún problema. La historia está ahí y no miente. Basta revisarla. Ella misma, ha demostrado que detrás de todo mesianismo político, solo hay una simple ambición y sujeción al poder, y esté puede corromper hasta el alma más pura y noble.

El Padre Roberto Martínez se pregunta ¿Qué ha pasado después de ese grito divino por la  alegría de que la obra estaba hecha? ¿Por qué a diario me encuentro con tantos jóvenes graduados de la universidad y andan sin rumbos, sin trabajos y sin oportunidades? ¿Por qué la gente no valora el medio ambiente, común para todos?
         
¿Por qué se observan bajar cristales de vehículos en nuestras calles que, en medio del jolgorio y de la briza, se desprende una mano fuera, dejando caer basuras, papeles, vasos, cartones, botellas,  en las aceras? Como si se tratara algo normal.

¿Por qué nos da la impresión de que vivimos en una selva al transitar por las calles de Santo Domingo? ¿Por qué, cuando una persona es asaltada por los delincuentes, suelen decirle los demás, ¡dale gracias a Dios que estás vivo? ¿Es que ya la delincuencia está en el orden de lo natural en nuestro país? ¿Por qué tantas muertes violentas y  tantos feminicidios?

Estas preguntas deben ser contestadas de manera individual por cada ciudadano de nuestra nación. Todos tenemos responsabilidad de mantener vivo el grito de Dios “Todo está cumplido”. Pero hay una responsabilidad superior en aquellos que nosotros, libremente hemos decidido que nos gobiernen. En ellos está la principal responsabilidad, especialmente de formar la patria y enseñar sus ciudadanos a ver la realidad con un juicio crítico, y eso se logra desde una buena educación que fomente los valores. Porque, normalmente las voluntades colectivas suelen ser siempre rectas, pero no siempre los juicios individuales son iluminados, decía Jean Jacques Rousseau.  
Finalmente el diácono José Rosado habló de La violencia ejercida por una persona, una institución o situación estructural se inserta cada día más queriendo crear “una cultura de la violencia” a través de: La incapacidad de resolver pacíficamente los conflictos, las relaciones de poder, el dominio del saber, el militarismo, una cultura patriarcal, la discriminación, el racismo y la exclusión.

Este Espíritu del mal se manifiesta en: la violencia de pareja manifestada en: conductas de chantaje, amenazas, abuso físico, verbal, sexual, económico y patrimonial.


 TEXTO COMPLETO

SERMON DE LAS SIETE PALABRAS VIERNES SANTO 2018
Catedral Primada de América
VIERNES 30 DE MARZO, 2018

PRIMERA PALABRA

“¡PADRE, PERDÓNALOS, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN!”
Mons. Faustino Burgos
En este viernes santo, la Iglesia acompaña a Jesús, que sube al Gólgota, al calvario, donde se inmola por nuestra salvación. Desde la Cruz, Jesús contempla, no solo a sus verdugos, a los que de él se burlaban, a las mujeres que le seguían llorosa, entre ellas su Madre, al discípulo amado. Desde la cruz contempla a una humanidad, que en su gran mayoría, vaga sin sentido por la vida. Y, esa humanidad, anda sin sentido porque desafortunadamente, hay quienes desean que sea así, quienes se benefician de que así sea. La sabiduría popular lo recoge en aquélla breve sentencia que reza: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Es decir, que hay a quienes les conviene la ignorancia de la mayoría, aunque se ufanen de promover un tal progreso que solo habita en sus mentes. De esta ignorancia, sacan provecho solo para sus fines.
Desde la cruz, Jesús mira al cielo, hacia el Padre, hacia ese Padre de la misericordia infinita. Su mirada cargada de amor y dolor. Amor porque se inmola, se entrega generosamente y dolor porque contempla la insensatez de la humanidad, por la cual, él está inmolándose. Dolor porque ve el sin sentido de la humanidad. Es por ello que exclama y suplica al Padre: “Perdónalos, porque no saben lo que hacen!”.
¡Qué anhelo tan noble y tan profundo esconde esta frase del Señor por sus hermanos y hermanas que peregrinan aquí en la tierra!
Su súplica es el anhelo al Padre, para que el hombre, la persona y sus instituciones, sean conscientes y solidarios, con su prójimo, con su medio ambiente; para que no se firmenacuerdos y contratos (públicos o privados), donde se maltrata la dignidad de la persona ni se venda al mejor postor lo que constituye un bien común. Pues la nación pierde y al ser humano se le hipoteca su futuro.
Su anhelo y súplica es, por aquéllos que seducen hacia el mal, hacia la maldad, y por los que se dejan seducir por lo mal habido, por aquéllos que negocian con la libertad, la justicia social, la educación y la salud de nuestro pueblo, por Los que, sin ningún reparo, se gastan los dineros públicos en viáticos, dietas, bebidas alcohólicas…
Su anhelo y súplica es, por aquellos que hacen de la violencia, y su hija, la inseguridad, su modus vivendi, poniendo en peligro nuestro sosiego y bienestar común.
Padre, Perdónalos, porque no saben lo que hacen”, sí Padre, aquéllos que promueven el odio, el rencor y la xenofobia, revestido de falso nacionalismo, o falso pudor, creando zozobra, intranquilidad y viendo fantasmas donde no los hay.
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen, cada vez que no hacemos lo correcto en el momento oportuno. Cuando damos respuestas agradables al oído ajeno y no comprometemos nuestro accionar para acabar con la impunidad que promueve, amamanta y sostiene la corrupción en detrimento de las mayorías.
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Sí Padre, a esos que se escudan en una autoridad delegada para cuidar la ciudadanía, y se lucran a sí mismos, o le sesgan la vida para robar un simple celular; de esos que atentan contra la vida del ciudadano al no respetar las señales de tránsito, de los que promueven desmanes para alcanzar sus malsanos fines.
Perdónalos Padre, sigue clamando Jesús desde la cruz, por aquéllos que cierran sus ojos y su corazón hacia la necesidad del otro, siendo indolente y, a la vez, servil de otros poderes.
Perdónalos…, cada vez que como líderes: políticos, religiosos, comunitarios, no realizan (mos) nuestro servicio en favor del pueblo, de tu pueblo, permitiendo que las conciencias duerman y aumente la impunidad y la corrupción.
La súplica y el anhelo de Jesús es, de que se opere en el ser humano una verdadera conversión que lleve a un sincero arrepentimiento y consecuentemente, nos lleve a trabajar por la libertad de nuestro pueblo para que viva en valores.
*El gran deseo de Js es ver la humanidad redimida, donde cada Hombre y Mujer, sea agente de su propia liberación, que consciente de sus derechos, cumpla con sus deberes y obligaciones, su deseo es que, nadie sea coartado por nada ni nadie. Es ese deseo de redención que le lleva a suplicar al Padre: Perdónalos porque no saben lo que hacen.
Esa exclamación, esa súplica encierra, a la vez que el solicitado perdón, el deseo de que se acaben de una vez y por todas, las diversas formas de esclavitudes, opresiones que parecen invadirlo todo.
Padre, perdónalos… es el grito de los que ya no aguantan más tanto oprobio, tanto odio, tanta violencia, tanta inseguridad, tantas injusticias.
Es posible que ante la situación actual por la que transitamos, de sálvese quien pueda, de violencia, de inseguridad, de tanta corrupción e impunidad en los distintos estratos de nuestra sociedad, pensemos, y nos cuestionemos: A-¿puede o debe Js desde la cruz pedir al Padre el perdón por aquellos que sin ningún reparo delinquen y siguen en ese agitado curso, transitando impunemente, aprovechándose de la debilidad de los más vulnerables, del pobre, del indigente, del inmigrante, del sin trabajo…, a sabiendas de lo que están haciendo?
B-¿Puede o debe Js pedir perdón por aquellos que realizando auditorias en estamentos del Estado, dejan las mismas engavetadas a sabiendas de las anomalías encontradas? ¿Puede Js pedir perdón desde la cruz por aquéllos que conscientemente oprimen e hipotecan el futuro del pueblo?
C-¿Puede Js clamar desde la cruz el perdón de los bandoleros, de aquellos que aprovechándose del poder (ya sea, económico, político, social, religioso) extorsionan al débil?
Es difícil pensar que así sea! Y, Sí, puede! Y sí, lo hace!, porque siendo inocente, fue vendido y condenado injustamente. Y lo hace! porque con él se cometieron estas atrocidades, porque Dios es amor y ese amor es misericordioso, es perdón. Porque él no se complace en la muerte del pecador, sino en que cambie de conducta y que viva.
Sí clama desde la cruz, es porque, “Tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo único para salvar al mundo, no para condenarle.” El perdón que Js desde el madero de la cruz implora, no es un borrón y cuenta nueva, no significa en modo alguno, que quienes hayan delinquido y cometido tropelías evadan la justicia y queden impunes. Su súplica es el anhelo, de que, por un lado, sintiendo el amor inmenso de Dios en favor de la persona humana, y, por otro, viendo el sufrimiento y dolor humano, haya verdadera justicia, se opere, se dé en lo más profundo del corazón humano un cambio de conducta, un sincero arrepentimiento de su mal proceder y sea una persona nueva. Pues “Dios no quiere la muerte del pecador, sino que cambie de conducta y viva.” En pocas palabras: que quien haya robado, quien se haya apropiado de lo ajeno, lo devuelva, al igual que hizo Zaqueo después de aquél encuentro liberador con Jesús.
PERO, no obstante que Dios se define como amor y perdón misericordioso, no es menos cierto que es un Dios de justicia. A veces, pareciera que tarda, pero hace justicia. En ese tenor su clamor y súplica es un llamado a la conversión y al arrepentimiento, al cambio de vida y de actitud en la persona.
Si hay en ti como persona, la recta intención de cambio radical, de arrepentimiento profundo, de comenzar una nueva vida, entonces sí, siéntete dichoso/a, pues por ti Jesús súplica al Padre el perdón.
También hoy, en este día de viernes santo, tu Iglesia también exclama: Padre, perdónalos…con el ardiente deseo de que, viendo a tu Hijo escarnecido en la Cruz, nuestra conciencia, despierte y se abra a la luz de la Gracia, para que recibiendo el perdón que necesitamos, vivamos en verdadera hermandad como nación, como pueblo e Iglesia que peregrina hacia la patria celestial.
+Faustino Burgos Brisman, CM
Obispo Auxiliar de Arquidiócesis de Santo Domingo
SEGUNDA PALABRA
“En verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso”(Lc. 23, 43)

P. Miguel Amarante
"Uno de los ladrones crucificados le injuriaba diciendo: ¿No eres tú el Cristo? Sálvate a ti mismo y a nosotros. Pero el otro le respondía: ¿Ni siquiera tú que estás en el mismo suplicio temes a Dios? Nosotros, en verdad, estamos merecidamente, pues recibimos lo debido por lo que hemos hecho; pero éste no hizo mal alguno. Y decía a  Jesús: acuérdate de mí, cuando llegues a tu Reino. Y Jesús le respondió: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso".
Podríamos imaginarnos la escena de desolación y ver la actitud de cada uno de los presentes en la misma. Por un lado, estaba el pueblo, la muchedumbre que asiste con curiosidad burlona. Los jefes y las autoridades religiosas burlándose y pidiéndole que se salvara a sí mismo, denotando con ello su vana idea de un  Mesías triunfante. Por otro lado, estaban los soldados encarnecidos y extasiados al no entender que un rey como Jesús no hiciera nada para defenderse y permitiera que le humillaran de tal modo.
El único que tiene una actitud positiva es uno de los ladrones que fueron crucificados con Jesús; aquel que en algunas ocasiones se le ha llamado  “el buen ladrón” cuando deberíamos llamarle “el ladrón arrepentido”. Porque un buen ladrón sería aquel que roba, y lo hace una manera tan perfecta que puede burlar la justicia y no ser apresado nunca por falta de pruebas, pero no deja de ser un ladrón, por tanto, no puede ser bueno, alguien que hace algo malo. En nuestro país, lamentablemente, tenemos muchos buenos ladrones que burlan el fisco, burlan la justicia, se burlan del pueblo y andan tan campantes por nuestras calles, sin ser apresados. Confiemos en que algún día se arrepientan como lo hizo el compañero de patíbulo de Jesús.
 Decía yo que el único que tiene una actitud positiva ante los hechos que presencia es uno de los ladrones que fueron crucificados con Jesús; éste: 1) Reprende a su compañero (¿Ni siquiera temes a Dios, tú que estás en el mismo suplicio?) 2) Se confiesa culpable y reconoce que Jesús es inocente (Lo nuestro es justo, pues estamos recibiendo lo que merecen nuestros actos, pero éste no ha hecho nada malo); y por último, 3) hace una petición a Jesús (Acuérdate de mí cuando estés en tu reino).
El ladrón arrepentido reconoce su culpa, reconoce que Jesús está condenado injustamente. Se siente culpable, está de acuerdo con la justicia de los hombres, y aunque le teme, no se queja de la justicia de Dios. Siente dolor por sus pecados.... "y el dolor le lleva al arrepentimiento". Este es, ha sido y será siempre el primer paso de la genuina conversión. El ladrón arrepentido no pide un puesto de preferencia, como en su día lo hicieran los hijos de Zebedeo. Sólo le pide que se acuerde de él cuando esté en el paraíso. Con su actitud demuestra la fe que tenía este hombre. Él tiene la certeza de que Jesús estará en su Reino.
El ladrón ve en Jesús  a alguien fuera de lo común, sí, porque no es tan común que una persona llame a Dios como Padre y al mismo tiempo interceda por quienes quieren matarle. Ha de suponerse que esa es la razón por la que Dimas,  como se le conoce a este ladrón, según la tradición, se atreve a hacerle la petición. “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”. Este ladrón confía en Jesús, confía en que Jesús tiene poder sobre la muerte. En una palabra tiene fe en Jesús, cree en él y en sus Palabras. El ladrón arrepentido ha sabido leer los signos de los tiempos y ha reconocido en el crucificado al Mesías que va a participar de la gloria de la resurrección. Jesús aprecia estas palabras de confianza y le asegura que, hoy estará con Él en el paraíso. El “estar hoy en el paraíso” no expresa un dato cronológico, sino que la salvación empieza a hacerse realidad desde la cruz. Tampoco el paraíso debemos entenderlo como un lugar que se espera en el momento de la resurrección final; es más bien la manera de expresar que la salvación definitiva llega a la vida de este ladrón arrepentido.
Jesús le asegura al ladrón arrepentido que “hoy estarás conmigo en el paraíso” y ese hoy es también el ya y ahora para nosotros.
La actitud del ladrón arrepentido nos recuerda que nunca es tarde para volver a los caminos del evangelio. Cualquier día puede ser el hoy de la salvación. Si la primera palabra que acabamos de escuchar nos invitaba a perdonar; ésta segunda es una invitación a la conversión, al cambio de actitud, a dejarnos seducir por ese hombre capaz de perdonar y amar incluso a los enemigos.
Propicio es el momento para pedir ese cambio, esa conversión en todas las esferas de nuestra sociedad. La conversión de un sistema judicial donde Themis, la diosa de la justicia, se ha quitado la venda de sus ojos para juzgar de manera parcializada y atendiendo a intereses particulares. Nuestro país, amerita un cambio en el ámbito sanitario. Da pena ver el servicio que recibe la gente en las emergencias de nuestros hospitales donde no hay ni siquiera camas suficientes para ser atendidos y a veces los pacientes tienen que recibir las primeras atenciones médicas, tirados en el suelo. Es necesario el cambio, la conversión de un sistema carcelario deficiente en el que ya es una costumbre archivar expedientes y dejar casos en el olvido, a merced del tiempo,  mientras los internos se degradan y esperan vanamente una respuesta de dicho sistema.
Es necesaria y urgente la conversión de tantas personas que aferrados a un patriotismo barato se encarnizan contra inmigrantes, que aunque con cultura diferente a la nuestra, no dejan de ser personas y por tanto, merecen respeto. Y qué decir, de los responsables de regular la migración y la seguridad fronteriza, ellos también necesitan esa conversión y tratar el tema con seriedad, no utilizar la situación para enriquecerse, explotar y traficar con seres humanos.
Conversión de un sistema excluyente en el que los jóvenes tienen que abandonar sus sueños y emigrar a otros países en busca de un mejor futuro.
Ese cambio, esa conversión debe tocar también las puertas de nuestras familias. Es necesario retomar el camino, apostar por un modelo de familia donde primen los principios y los valores del reino.
Nuestra Iglesia tampoco queda inmune a esta necesidad de convertirse, también nosotros necesitamos convertirnos y pedir perdón por los escándalos de algunos de sus miembros, por nuestros silencios cuando debemos hablar. Convertirnos y ser más tolerantes, más dialogantes, ser más misericordiosos. Estando al lado de los preferidos por Jesús. Queriendo y aceptando a los otros, como lo hizo él, sin distinción.
Que Jesús, desde la agonía de la cruz nos anime a cambiar y a constituirnos en agentes de cambio en nuestros ambientes, para que también podamos estar con él desde ya en el paraíso.  Amén.
P. Miguel Amarante
TERCERA PALABRA
«Mujer, ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre.»

P Nelson Antonio Acevedo Betances

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa” (Jn 19,25-27).

"Ustedes, todos los que pasan por el camino, miren y vean si hay dolor semejante al dolor que me atormenta, con el que el Señor me ha herido" (Lam 1,12).
A esta hora se han alejado ya el grupo de los curiosos. Gran parte de los enemigos se ha ido también. Quedan únicamente los soldados de guardia y el pequeño grupito de los apóstoles y discípulas fieles, los otros hace tiempo que huyeron, no pudieron soportar la caída del maestro. El mismo Pedro, por miedo o por vergüenza de su traición, tampoco está aquí. Para bochorno de los varones el grupo está formado por mujeres, a excepción de Juan, el más joven del grupo de Nazaret que lo ha seguido a Jerusalén, en quien el amor ha podido más que el miedo y la duda.
Este pequeño grupo estaba cerca de la cruz y como escribe Lagrange: Ninguna ley impedía a los parientes el acercarse a los condenados; los soldados defendían las cruces contra un posible golpe de mano o para impedir cualquier forma de tumulto; pero no apartaban a los curiosos, ni a los enemigos, ni tampoco a las personas amigas. 
Realmente poco podía temerse de aquel grupito de mujeres y un muchacho. Los mismos soldados debían de tener compasión de aquel reo a quien a la hora de la verdad, tan pocos partidarios habían quedado como él mismo había anunciado: “heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño” (Mt 26,31).
“Estaba la madre al pie de la cruz” en un momento desde el punto de vista humano y sentimental cruel. Cruel para María y para Jesús. La presencia de la madre en la cruz era una doble fuente de dulzura y dolor. Para Jesús tuvo que ser un dolor indescriptible, en su mirada reclama de todos un respeto profundo y verdadera piedad por quien ahora está viviendo los dolores profetizados por Simeón en el Templo el día de su Presentación: ¡En cuanto a ti, una espada te va atravesar el corazón!” (Lc 2,35) porque ver desde la cruz a su madre compartir su dolor. 
Si mis hermanos, en medio de este grupo estaba esa Mujer, la mujer del dolor, un dolor que taladra hasta la profundidad de los huesos, pues es el “Señor quien me ha herido” (Lam 1,12) cuando ha permitido la llegada de “la hora”: “¿Qué tengo yo que ver contigo mujer? Aún no ha llegado mi hora” (Jn 2,4), pero esta es la hora, la hora de las tinieblas, por eso “siento una tristeza de muerte” (Mc 14,34) “¿y qué voy a decir? ¿Padre, sálvame de esta hora? Pero para esta hora he venido” (Jn 12,27).
Esta “hora” ya ha llegado: “Ha llegado la hora de que el Hijo del Hombre sea glorificado. Le aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda sólo; pero, si muere, da mucho fruto” (Jn 12,23-24) como contemplaba Santa Catalina de Siena: “Ahí estaba Ella, la Mujer del Génesis, la Mujer de las Bodas de Caná, la Mujer del Apocalipsis; la Mujer que había sido destinada, elegida, formada para ser Su Madre en la tierra”. Mujer también en esta “hora” hay grupo de malos dominicanos y dominicanas fomentado xenofobia que los vecinos haitianos, es verdad que nos podemos recibir a todos los ilegales a haitianos que cruzan por la frontera, pero tratar de incentivar en los más ignorantes un nacionalismo rancio y barato que no toca a quienes se benefician de las manos de obra baratas de los trabajadores haitianos ni reclaman la aplicación de las leyes laborales.
Madres hay que se retiran para no presenciar la agonía de sus hijos; su amor no les consiente asistir a tal espectáculo ni verlos morir sin poderlos socorrer. Como existen tantas madres en los barrios donde vivimos que ven impávidas tantas adolescentes embarazadas ante de tiempo, que se ven obligadas por estas circunstancias de abandonar la escuela, las cuales vienen engrosar la fila de la pobreza y sobre todo nos encontramos con el drama de la responsabilidad de niñas criando niños.

La Virgen María, por el contrario, cuanto más próximo estaba el Hijo a la muerte, tanto más se acercaba a la cruz. La Madre miraba al Hijo agonizante sobre la cruz, y el Hijo miraba a la Madre agonizante a su pie, quien para mirarla tuvo que sacudir los párpados con fuerza, para limpiar la sangre, que le impedía ver y le dijo: “Mujer, he ahí a tu hijo”.

Por qué decirle “mujer” a su madre, por qué no llamarle “madre”, la razón principal responde a la teología de Juan que relaciona dicho título con Eva, la madre de todos los seres vivientes: “y creó Dios al hombre a su imagen; a su imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó” (Gén 1,27), y el Evangelista se la aplica a la Virgen María en dos momentos fundamentales de la vida pública de Jesús, en el primer momento, ella prácticamente obliga a Jesús a manifestarse realizando el primer milagro en las Bodas de Cana, y ahora en este momento crucial como afirma Dionisio Cartujano: “En la pasión del Salvador los pechos de María se llenaron de la sangre que corría de sus llagas, para que con ella pudiese alimentar a sus hijos. Y añade que esta divina Madre, con sus plegarias y con los merecimientos que atesoró asistiendo a la muerte de su Hijo adorable, nos alcanzó la gracia de participar de los méritos de la pasión del Redentor”.

Es en este momento, en el de la “hora”, en el que Jesús va a dar el vino del Espíritu, es cuando inaugura la alianza nueva que sustituirá definitivamente a la antigua. Es el vino nuevo de la entrega incondicionada, de la vida ofrecida en el altar de la cruz, y que es ofrecido ahora, no ya al maestresala, sino a la humanidad que lo ha rechazado, que lo ha condenado en los poncios pilatos que siguen condenando a los dominicanos que se roban una gallina y mueren enfermo en la cárcel de La Victoria en cambio los ladrones del caso Odebrecht, quienes sobrevaloraron casi todas las obras que realizaron han andan suelto disfrutando de las fortunas que han amasado. Porque en República Dominicana no se han construido cárceles para los que se roban millones ni existen jueces para la clase política que defrauda el erario público.

Es esta “mujer”, María, la madre de Jesús la que colabora para que brote el vino nuevo, el vino de la alegría, el vino del entusiasmo que han perdido tanto jóvenes nuestros en muchos de los cuarteles de la policía de nuestros barrios empobrecidos, quienes para quedar en libertad deben pagar grande suma de dinero que no tienen, cuando no es a la policía, es al ayudante fiscal porque de otra manera no salen ni con oraciones.

Es esa “mujer”, María que contempla el vino nuevo que brota del costado abierto de Cristo en forma de sangre y agua, será el vino que alegre la boda nueva y definitiva de ser humano, creyente o no, porque la vida sólo tiene sentido cuando se hace servicio, cuando se entrega sin esperar nada a cambio como lo hizo tú hijo, Cristo Jesús. Es este vino el que hace falta en las diócesis y parroquias nuestras para engendrar entusiasmo y alegría por los valores del Reino, el compromiso solidario y militante con nuestros laicos y seglares de hacer nuestros los proyectos pastorales que muchos presbíteros y consagrados han dejado de lado para dedicarse a sus propios proyectos personales o buscando mezquinos intereses pecuniarios.
Con ese anuncio “mujer es ahí a tu hijo” (Jn 19,27) moribundo desde la cruz la hace “madre universal, madre de todos los creyentes”. El discípulo amado es el prototipo del seguidor de Jesús. María, al convertirse en su madre, se hace la seguidora por excelencia al mismo tiempo se prolonga en la compasión de la corredentora a todos los miembros de Cristo. Este es el misterioso sentido de lo que dice Pablo: “Completo en mi propio cuerpo, lo que falta a las tribulaciones de Cristo para bien de su cuerpo que es la Iglesia” (Col 1, 24).
La maternidad de la Virgen María se ensancha de un modo nuevo porque ahora no es sólo madre del Hijo de Dios, sino también de todos nosotros. Si no fuera la Madre de Cristo-Cabeza, no sería la Madre de los miembros, que somos nosotros la Iglesia representada en el apóstol amado. Pues ella al ser al Madre de la Cabeza, tiene que ser también la Madre de todos sus miembros. Madre física de la Cabeza y Madre espiritual de todos sus miembros porque somos efectivamente los miembros espirituales del cuerpo de Cristo.
En aquel instante de más profundo dolor, al pie de la cruz se gestaba en ella con dolores de parto, la Iglesia naciente, y ella estaba allí no por un simple sentimentalismo, sino porque está asociada a la misión de Jesús. Esta es la hora, este el momento en que María ocupa su papel con pleno derecho en la obra redentora de Jesús. Y entra en la misión de su hijo con el mismo oficio que tuviera en su origen: el de madre. Madre es ahí a tus hijas que son asesinadas por sus propios maridos, novios y ex amantes, el feminicidio se ha convertido en una epidemia en nuestra sociedad donde muchos hombres se creen propietarios de las mujeres cosificándolas con un machismo trasnochado. Estamos llamados a crear una nueva cultura dentro del hogar donde se enseñe a valorar a la mujer por lo que es, pues es urgente y necesario dejar de convertir a la mujer un mero objeto sexual, enseñando a los varones la gran dignidad que la mujer posee por sí misma.
Luego dijo al discípulo que más amaba: «Ahí tienes a tu madre.» (Jn 19,27). Es evidente que, en la cruz, Jesús hizo mucho más que preocuparse por el futuro material de su madre, dejando en manos de Juan su cuidado. La importancia del momento, el juego de las frases bastaría para descubrirnos que estamos ante una realidad mucho más honda. Si se tratara de una encomienda solamente material sería lógico el «he ahí a tu hijo». María se quedaba sin hijo, se le daba uno nuevo. Pero ¿por qué el «he ahí a tu madre»? Juan no sólo tenía madre, sino que estaba allí presente. ¿Para qué darle una nueva?
El discípulo representa a la comunidad en cuanto sus miembros son compañeros y amigos de Jesús. Siendo el confidente (Jn 13,23-25) e inseparable de Jesús, entró con él en el atrio del sumo sacerdote, para ser testigo de su entrega y muerte (Jn 18,15). Por eso está presente al pie de la cruz. Él ha de ser el testigo de la gloria que se manifiesta (Jn 19,35).
Es claro que se trataba de una maternidad distinta. Y también que Juan no está allí solamente como el hijo del Zebedeo, sino algo más. Los cristianos de todos los tiempos han visto en Juan a toda la humanidad representada y, más en concreto, a la Iglesia naciente. Es a esta Iglesia y a esta humanidad a quienes se les da una madre espiritual. Es esta Virgen, envejecida por los años y los dolores, la que, repentinamente, vuelve a sentir su seno estallante de fecundidad.
Jesús nos regala una madre para que superemos la pobreza estructural donde hay una gran masa de ciudadanos y ciudadanas que no tiene acceso a una casa digna, que no tiene acceso al trabajo y los que tienen trabajo tienen un sueldo de miseria que no da para tener una vida digna, una vida de hijos e hijas que no tienen acceso a una educación de calidad y esperan que la promesa de una república digital llegue a los más apartados rincones donde se anida la pobreza.
Ese es el gran legado que Cristo concede desde la cruz a la humanidad. Esa es la gran tarea que, a la hora de la gran verdad, se encomienda a María. Es como una segunda anunciación. Hace treinta años —ella lo recuerda bien— un ángel la invitó a entrar por la terrible puerta de la hoguera de Dios. Ahora, no ya un ángel, sino su propio hijo, le anuncia una tarea más empinada si cabe: recibir como hijos de su corazón a quienes son los asesinos de su primogénito.
Y ella acepta y ya había aceptado, cuando dijo aquel «Si» al arcángel Gabriel: “Yo soy la esclava del Señor: que se cumpla en mí tu palabra” (Lc 1,38), era una total entrega en las manos de la voluntad de Dios. De ahí que el olor a sangre del Calvario comience extrañamente a tener un sabor de recién nacido; de ahí que sea difícil saber si ahora es más lo que muere o lo que nace; de ahí que no sepamos si estamos asistiendo a una agonía o a un parto. ¡Hay tanto olor a madre y a engendramiento en este drama!
De esta manera, emerge una relación de familia en términos de discipulado donde el discípulo amado es el prototipo del nuevo creyente que no teme a la cruz ni a la muerte y sobre todo que acoge en su casa a las madres que él ha encontrado en el camino. Es un llamado urgente que nace de la cruz de Cristo de Jesús, acabar con la prostitución de menores que encuentra en los centros turísticos de Boca Chica y Puerto Plata caldo de cultivo, donde muchos antros se alimentan de la desintegración familiar y de la pobreza que se pasea por los campos y barrios nuestros empobrecidos.

Erróneamente podemos pensar que la madre es quien es encomendada a los cuidados filiales de su discípulo amado, pero la realidad es totalmente otra: es el discípulo preferido quien es encomendado a los cuidados maternales de la mujer. Por eso dice Jesús: “¡Mujer, he ahí a tu hijo!”, y luego, como subrayando la misión que acaba de recibir la mujer, a manera de recomendación, dice al discípulo: “¡He ahí a tu madre!”. Ordena al discípulo que en esa mujer reconozca y reciba a su “madre”. Y esto es lo que el evangelista afirma que ha hecho: “Y desde aquella hora, la recibió el discípulo como suya”. También en nuestra casa, en nuestras comunidades y sectores, el Estado está llamado a crear fuentes de trabajo para los jóvenes, quienes por falta de oportunidad valgan sin rumbo por las calles y muchos de ellos caen en los lazos fáciles de la delincuencia y la droga, la cual se vende en las esquinas de nuestros barrios como harina y sin ningún desparpajo.

El discípulo es símbolo de todos los creyentes, y la mujer-madre es símbolo de la Iglesia. En otras palabras, María al pie de la cruz es declarada madre espiritual de la Iglesia que está naciendo. Desde el día de la encarnación, María, al ser madre de Jesús-Cabeza, quedó convertida en madre de su Cuerpo total, pero en el Calvario, cuando Jesús engendra definitivamente a su Iglesia, María recibe oficialmente su misión maternal respecto de ella.

En esta “hora” en que el Hijo va al Padre nace en la maternidad de la madre de Jesús,el Hombre nuevo, el nuevo Adán y atraerá a todos hacia sí (Jn 12,31; 16,33). A esta grandiosa obra está asociada una mujer, que tiene misión de ser madre, la nueva Eva, principio de vida. Y, finalmente, surgirá una nueva descendencia fiel, representada por el discípulo amado de Jesús.

Oremos

Señora de la Maternidad Renovada en la cruz,
“queremos ser discípulos amados, ¡oh Maestra del Evangelio!
Queremos ser herederos de Jesús, oh Madre, ¡vida de la Vida!
En ese cambio de hijos, tú sabes bien, María,
que nos ganas a todos y no pierdes el Hijo
ya de vuelta a su Padre,
para esperarnos con la Casa pronta”. Amén

Dom Pedro Casaldaliga

P Nelson Antonio Acevedo Betances

CUARTA PALABRA
“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46)

Por:  P. Vicente Sánchez Burgos, ivd

En el Evangelio, esta la expresión de Jesús viene dada en el contexto  de su último momento en la cruz antes de expirar.
De acuerdo con el Papa Emérito Benedicto XVI,  estas palabras, en labios de Jesús expresan “toda la desolación del Mesías, Hijo de Dios, que está afrontando el drama de la muerte, una realidad contrapuesta  al Señor de la vida”. Es “una llamada a Dios que parece lejano, que no responde y que parece haberlo abandonado”.
Con esta expresión, Jesús abraza con ternura a todos los hombres y mujeres heridos de la vida y, como han expresado nuestros obispos en la Carta Pastoral del 21 de enero,  nos  desafía a “reconocer y confrontar las estructuras de pecado. Estas estructuras incluyen la violencia social e intrafamiliar, los feminicidios, los abusos a menores, el tráfico de seres humanos, drogas, armas, la corrupción, la impunidad, la manipulación en la administración de la justicia, la equidad en la administración de los bienes, la carencia de la solidaridad y todas las demás degradaciones sistemáticas de la vida o en contra de la dignidad humana”.
No cabe duda que con esta expresión  Jesús quiere sentirse cercano a todos los hombres y mujeres que  en algún momento de su vida se  han sentido abandonados por Dios,  sea por causa de sus propias decisiones o acciones equivocadas o, bien, por la  negligencia o la irresponsabilidad de las autoridades competentes. En este sentido, pienso en muchos dominicanos y dominicanas quienes, aquejados por diversas enfermedades, y no pudiendo pagarse un servicio de salud privado,  acuden a nuestros hospitales públicos con la esperanza de calmar su dolor, pero al llegar allí se encuentran con un panorama que duplica o multiplica su dolor porque deben pasarse largas horas  (de pie o tirados en el piso) en la sala de emergencias sin recibir la mínima atención de un médico, ya sea por falta de personal o por falta de espacio físico, cama y otros mobiliarios  adecuados. Por ejemplo, pienso en el Hospital Regional Marcelino Vélez Santana, en Herrera, Santo Domingo Oeste, el cual está ubicado en una demarcación geográfica con más de 800 mil habitantes, y que, a pesar del anexo que allí ha inaugurado el Presidente de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez,  hace casi dos años, todavía las autoridades de este centro de  salud no se han puesto de acuerdo para aperturar este nuevo y moderno centro de salud y ponerlo al servicio de cientos de pacientes que a diario acuden a este lugar.
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Este es el grito de muchas personas que a diario ven pisoteada su dignidad, que sufren dolor e impotencia ante los abusos a los que son sometidos en sus lugares de trabajo, con sueldos de miseria, mientras que observan cómo los miembros de algunas instituciones del Estado, quienes devengan sueldos de lujo, se hacen aumentos de sus sueldos a pesar de que han alegado que sus instituciones no tienen fondos para ejecutar las funciones para las cuales han sido creadas.
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Es también la expresión  de dolor del pueblo dominicano cuando observa a sus autoridades gubernamentales empeñadas más en asegurar su permanencia en los puestos de turno  (más allá del período para el cual ha sido electos legítimamente por los ciudadanos) que en gobernar y servir al pueblo que los eligió. En este mismo tenor, es el mismo dolor del pueblo dominicano que  vislumbra  poca esperanza en sus líderes políticos emergentes porque, salvo pocas excepciones, éstos terminan pactando alianzas electorales con otros partidos mayoritarios, asegurándose una tajada del pastel y defraudando la esperanza y la ilusión de un pueblo que cada día cree menos en su clase política.
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Este es, hoy día, el grito de muchos dominicanos y dominicanas que  ante  la justicia de nuestro país se sienten ante la injusticia y la impunidad. Con frecuencia observamos que los acusados de sustraerse millones de pesos de los fondos públicos son favorecidos con sentencias que van desde la permanencia en la comodidad de sus hogares, el pago de una garantía económica o libertad  pura y simple, ya sea  por un expediente mal instrumentado o por otras razones misteriosas, mientras que  los ciudadanos que  no poseen apellidos sonoros, cuando vienen acusados de cometer algún delito leve, se les dicta sentencia rápida y sin contemplación y se les envía, sin más,  a cumplirla en la cárcel de la Victoria.
Estamos ante lo que los obispos de nuestro país han llamado, en su Mensaje con motivo del día de la Independencia Nacional, la “impostergable urgencia de vivir en valores”, entre los cuales se resalta el imperio de la ley.
Hemos de aclamar al Señor de la Misericordia para que este panorama tan sombrío sea iluminado por Cristo que se entrega por todos, y que resucita en el corazón y en la vida de tantos dominicanos y dominicanas que tenemos fe en Dios y fe en nuestro país.
“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
P. Vicente Sánchez Burgos, ivd
QUINTA PALABRA:
«Tengo sed» (Jn. 19, 28)

P. Eric Wilson Cosme
"Después de esto, sabiendo Jesús que todo estaba cumplido, dijo: «Tengo sed», y con esto también se cumplió la Escritura. Había allí un jarro lleno de vino agrio. Pusieron en una caña una esponja empapada en aquella bebida y la acercaron a sus labios." (Jn. 19, 28-29)

La sed, es una necesidad absoluta aún más que el hambre, el deseo de agua, es deseo de vida. Una persona puede morir más rápido por la falta total de agua, que por la falta total de alimento. Tener sed, es estar necesitado uno de los elementos fundamentales de la vida.
¿Por qué siente sed Jesús? Era muy natural que Jesucristo tuviera una sed ardiente. Sed de agua, sed fisiológicas. El sudor de sangre en Getsemaní, las terribles torturas y la pérdida de sangre de la flagelación, de la coronación de espinas, de la cruz a cuestas y de la crucifixión.  Jesús había sido arrastrado de un lado al otro por la ciudad, y desde la flagelación en la columna, había sangrado copiosamente, este desangramiento continuó por varias horas. Cuando se pierde sangre se experimenta en seguida el tormento de la sed. Nuestro Señor, debió sentir una sed abrasadora que nos hace evocar el Salmo 22, 16, que dice: “Mi paladar está seco como una teja y mi lengua pegada a mi garganta: ya están para echarme a la sepultura”. En lo alto de la cruz. Jesús iba perdiendo gota a gota la sangre divina de sus venas. Probablemente hacia las tres de la tarde, tanto Nuestro Señor Jesucristo como los dos ladrones que estaban crucificados, el uno a su derecha y el otro a su izquierda, debían tener cuarenta grados de fiebre.

El derecho al agua, es un derecho fundamental. A Jesús le son violados sus derechos fundamentales, apresado injustamente desde el día anterior, condenado a muerte por un sistema judicial viciado e injusto. Es llevado a la cruz y es tratado como un "indeseable social".  Así como Jesús, hay muchos internos de nuestro sistema penitenciario, a quienes les violan sus derechos, viven hacinados, a ellos ni les pintan, ni les acondicionan las cárceles en las que guardan prisión, en cumplimiento de su sentencia. 
La expresión de Jesús: «Tengo sed», hace referencia al lamento del justo que sufre, así lo afirma el salmo 69, 22: "En mi sed me han abrevado con vinagre" (Cf. Salm. 42, 2-3; 63, 12).  Esta escena recuerda también el grito de Jesús en el templo en el último día, el día de la gran fiesta: "Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Quien cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva brotarán de su seno" (Jn. 7, 37s). Esta escena, nos trae a la memoria, a su vez, el diálogo de Jesús con la samaritana en el pozo de Sicar, cuando hablaban del "agua viva". De esa agua, que quien la pruebe, jamás tendrá sed.  Esta palabra de Jesús, la podemos interpretar en dos dimensiones: por un lado, la sed que siente Dios en relación al hombre alejado de él por el pecado o por la libertad de sus actos y por otro lado la sed física de Jesús, por el notorio agotamiento de sus fuerzas físicas, producto del maltrato y las vejaciones sufridas, como ya hemos señalado.
Solo Dios es quien puede saciar la sed más profunda del hombre. Cuando hay un vacío de Dios en nuestras vidas, buscamos otros sucedáneos para intentar suplir esa carencia esencial.  Como escribió San Agustín, “Dios tiene sed de que los hombres tengan sed de Él”. Pero los hombres, los de ayer, los de hoy y los de mañana intentamos aplacar esa sed bebiendo en otras fuentes, recurriendo a otros pozos que prometen saciarnos y calmar nuestra sed, pero acaban decepcionándonos porque son efímeros, engañosos, fraudulentos, “cisternas agrietadas, que el agua no retienen”, las llama el profeta Jeremías (Jr 2,13b).  "Como busca la cierva, corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío; tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios?" (Salm. 41, 2-3).   Sólo Tú, Señor, eres fuentes de agua viva y, como dejaste dicho, sólo los que beban de esa agua quedarán saciados. Lo entendió la Samaritana, que, de los placeres de la vida, tenía una larga experiencia a sus espaldas. Ojalá lo entendamos también nosotros.
¿Qué clase de sed padece Jesús en esta tarde del viernes santo? No cabe duda que el Señor, está abrasado por el sol, quemado por la sed. Jesús tiene mayor sed de que se realice el Reino de su Padre en el mundo. Tiene sed de que, por fin vivamos con la mirada fija en Dios y no en las cosas pasajeras. Tiene sed del amor generoso, desinteresado de los que le siguen, siendo capaces de llegar, en su discipulado, hasta el Calvario, si fuera necesario, para testimoniar al mundo, que existe una vida superior a la intramundana.
La sed de Jesús no es sólo física, desgarradora para uno que esté colgado en la cruz. Es la sed de un Dios que amó tanto al mundo que entregó a su propio Hijo. Jesús tiene sed de darnos lo que sacia verdaderamente nuestra sed, desea lo que realmente necesitamos: ser semejantes a Dios. Tener y vivir su misma vida, vivir su mismo proyecto de amor.  Jesús tiene sed, pero es al mismo tiempo el agua que da la vida. Así como en el desierto, a Moisés se le mandó golpear con una vara la roca para que de ella brotara agua, así de este Jesús triturado a golpes, insultado y maltratado, "brotará el agua pura que nos purificará de nuestros pecados y de nuestras inmundicias" (Cf. Ez. 36, 25)
De este modo, Jesús muestra su amor y cumple el designio del Padre. Si su hambre se sacia con un alimento que los discípulos no conocen (Cf. Jn. 4, 34), su sed se sacia amando de un modo inaudito e inenarrable; ama a quienes lo odia y lo desprecia. Ama y da su vida en rescate por muchos.  Jesús inauguró su misión, tomando la condición de hambriento y de sediento (Cf. Mt. 4, 1-4), hoy somos invitado a escuchar la voz de Jesús, fatigado y sediento, esa misma voz que oyó la Samaritana junto al pozo de Jacob: "Dame de beber" (Jn. 4, 7). Contemplamos en este Viernes Santo, a Jesús clavado en la cruz, que agonizante a gritos nos dice: "Tengo sed" (Jn. 19, 28), Hoy Jesús repite su petición y revive los tormentos de su agonía en nuestros hermanos socialmente empobrecidos.
Recordamos la sentencia del Señor: "Y todo aquél que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, les aseguro que perderá su recompensa" (Cf. Mt. 10, 42). Debemos de poner nuestro corazón y nuestras esperanzas, en que un día, escucharemos la voz de Jesús que nos dirá: " Vengan, benditos de mi padre… porque tuve sed y me dieron de beber" (Cf. Mt. 25, 34-35) “Tengo sed”, es el grito dolorido y pascual de solidaridad, de amistad, de ternura y de misericordia de Jesús con todos los pecadores, con todos los pobres y con todos los sufrientes. Jesús tiene sed de que los pecadores vuelvan a los brazos amorosos del Padre.

“Tengo sed”, grita Jesús en esta quinta palabra que en términos similares han pronunciado y pronuncian todavía hoy millones de seres humanos, hombres y mujeres, niños, ancianos, enfermos. La humanidad tiene sed porque el agua escasea dramáticamente a millones de personas que no tienen qué beber ni con qué lavarse ni con qué regar y hacer crecer sus cultivos. 

En nuestro país es muy notorio el descrecimiento de las aguas.  La República Dominicana ha entrado ya en la etapa crítica del agua y presenta serios problemas de abastecimiento. Tan solo en Santo Domingo consumimos cerca 400 millones de litros de agua, de las cuales una gran cantidad se pierde en las tuberías, ya sea por roturas en las mismas o por el desperdicio de los usuarios.

¿Qué clase de sed padece nuestra sociedad dominicana?
Hoy en día podemos decir que nuestra patria, y sus habitantes, tenemos sed, de un sinnúmero de realidades. (Entendiendo la sed como la insuficiencia de una necesidad esencial para la vida). Me queda claro, que no bastaría este breve sermón para enumerarlas, y gracias a Dios que ni si quiera son necesidades desconocidas. Quienes tienen los mecanismos para solucionarlas, las conocen también como ustedes y yo, ya que no se trata de un asunto de simple percepción, sino de realidades evidentes.  Que todos podemos ver… Lo que quizás nos haga falta, con urgencia, sea la voluntad para quererlas resolver. Así pues…:
 Tenemos sed de una vida digna, con las condiciones de bienestar suficientes para todos, especialmente para las masas socialmente empobrecidas. La necesidad, producto de las faltas de oportunidades, realidad que se ha mezclado con el ideal del "mínimo esfuerzo y el máximo nivel de beneficio". Nos ha hecho caer en la búsqueda de bienes económicos sin importar su procedencia. Por dinero, estamos siendo capaces de hacer cualquier cosa, cualquier cosa… sin reparar lo que vamos a hacer o el impacto que eso podría tener.
Tenemos sed de una Iglesia que siga siendo "voz de los que no tienen voz". Una Iglesia comprometida con el Evangelio, en la que pastores y laicos sigamos trabajando para que el "Reino de Dios venga a nosotros". Una Iglesia que siga siendo rostro de Cristo, casa de la Palabra y hogar de la caridad. Una Iglesia entregada en la transformación social de nuestro pueblo. Que siga defendiendo desinteresadamente los derechos fundamentales, de manera especial los del no-nacido y los derechos de la naturaleza, nuestra casa común. Una ética ecológica implica el abandono de una moral utilitarista e individualista. (Cf. SD.  169, 138).  Me hago eco de una opinión emitida por Philippe Cousteau, nieto del gran gran explorador francés Jacques Cousteau: “El agua es la esencia de la vida, es la sustancia más preciada, más que el oro o el petróleo. Podemos vivir sin eso, pero no sin agua”
Tenemos sed de una justicia, "más justa, imparcial y equitativa para todos". No una justicia en dos niveles: para el grande y para el pequeño. No una justicia, en donde haya quienes estén exentos de toda culpabilidad legal y hasta moral. Se nos está transmitiendo como meta-mensaje, que, "si robas poco, vas a la cárcel, pero si robas mucho no". Eso es lo que lamentablemente, se nos está dando a entender…  Estas y otras situaciones, ligadas al orden social y a la justicia, nos están llevando a tomar la justicia por nuestras propias manos. Cada día, aumentan los casos… El mismo Jesús nos dice: "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados" (Mt. 5, 6) La sociedad dominicana ansía que su sed de justicia quede saciada.
 Tenemos sed, de dominicanos que sirvamos a la patria y que no nos aferremos al poder. Que no nos creamos que los pseudo-mesianismos políticos han resuelto algún problema. La historia está ahí y no miente. Basta revisarla… Ella misma, ha demostrado que detrás de todo mesianismo político, solo hay una simple ambición y sujeción al poder, y esté puede corromper hasta el alma más pura y noble.
Tenemos sed, de dominicanos que respetemos la vida desde su concepción natural, hasta la muerte natural.  La vida, tiene un valor inestimable, por ser un don de Dios. Tenemos sed de dominicanos que seamos menos violentos y más pacíficos. Que dialoguemos más y maltratemos menos a los demás. Estamos viendo, como un crimen superar al otro, en maquinación y en perversidad. Ya estamos perdiendo la capacidad de asombro. ¿Qué nos está pasando como sociedad?
Finalmente, y no menos importante. Tenemos sed, de que se paren por fin los feminicidios y la violencia en todas sus manifestaciones: física, verbal, emocional y psicológica. Que entendamos que no somos superiores o dueños de los demás. El otro no es "mío". No es un "objeto de mi propiedad".  No tengo derecho a maltratar a otros. El otro es un don de Dios. Si no estamos haciendo uso de la legítima defensa propia. No hay derecho ni razón alguna para matar a una persona y máxime si ha sido tu pareja sentimental o si es la madre de tus hijos. ¡Basta de tanta violencia y de tantas muertes!
La violencia, solo genera más violencia. Y como conducta adquirida, se aprende en los distintos ambientes sociales... Dejemos de enseñar al otro el ser violento, enseñémosle mejor, de manera teórica y práctica, a resolver sus conflictos a través del diálogo, la paciencia, el respeto, la tolerancia, la comprensión y la no violencia. La paz es fruto del amor y de la justicia. Jesús nos dice en su palabra: "Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios." (Mt. 5, 9)
Que el Señor nos acompañe hoy y siempre.
P. Eric Wilson Cosme
Referencias
Belarmino, Roberto (S.f). Las siete últimas palabras de Cristo.
Castellano, Nicolás (1995). Las siete palabras desde América Latina. PPC, Madrid.
Fausti, Silvano (2008). Una comunidad lee el Evangelio de Juan. San Pablo, Bogotá.
Martín Descalzo, José Luís (1995). El sermón de las siete palabras. PPC, Madrid.
Royo Marín, Antonio (S.f). La pasión del señor o las siete palabras de nuestro señor Jesucristo en la cruz. BAC, Madrid.

Pelayo, Antonio (2015). Sermón de las siete palabras. Valladolid.


SEXTA PALABRA
Todo está cumplido,  Jn 19,30

P. Roberto Martínez


Es una palabra de triunfo. Él, al llegar a este mundo había hecho saber a todos que venía al mundo a hacer la voluntad del Padre,  “He aquí que vengo para hacer tu voluntad”. Ahora su última palabra es: “Todo está cumplido”, es decir, tu voluntad, que ha sido el alimento y camino de mi vida, ha sido cumplida con perfección. 

Según los estudiosos de los santos Evangelios, de las Siete Palabras pronunciadas por Jesús desde el madero de la cruz, la sexta es la más corta, pero llena de un inmenso significado, en ella se refleja su labor cumplida y deja para la humanidad un mensaje tremendo de responsabilidad frente a sus propios actos.

Es una noticia agradable, que a pesar de pasar por el sufrimiento, ya se puede decir ¡todo está cumplido! Si nos fijamos en los pasos de su vida, ya en muchas ocasiones se había preludiado que la cruz sería el triunfo de Cristo.

En el evangelio de Lucas, el anciano Simeón le dijo a María su madre; mira, este está puesto para caída y levantamiento de muchos, a ti misma una espada te atravesará el alma (Lc 2,34-35). Cuando Jesús exclamó en la cruz “Todo está cumplido”, claramente dijo que su muerte no fue sólo el resultado de un error judicial, ni de una casualidad, sino que estaba prevista y era el resultado de su testimonio de su misión.

Jesús nos aseguró que vino a traer fuego a la tierra y ojalá que estuviera encendido (Lc 12,49). Anunció también que sería bautizado con un bautismo de sangre. ¡Qué angustiado estoy hasta que se cumpla! ¿Piensan que he venido a traer paz? (Lc 12,49-51).
Jesús trajo división porque supo ser un verdadero profeta, él habló con claridad y precisión sobre los pecados que aquejaban el pueblo de su época, no dudó en llamar las cosas por su nombre; hay de ustedes fariseos y escribas hipócritas, cuelan el mosquito y se tragan el camello, sepulcros blanqueados, por dentro están llenos de rapiña e iniquidad, serpientes, raza de víboras, les voy a enviar profetas, sabios y escribas, a uno lo azotarán y lo matarán, a otro lo perseguirán en sus comunidades (Mt 23,3-36).

En una ocasión le recomiendan huir de la ciudad, porque Herodes Antipas quiere matarlo, a lo que sin pensarlo dos veces, responde: “vayan a decir a ese zorro, hoy y mañana expulso demonios y realizo curaciones, y pasado mañana sigo mi viaje, porque no puede ser que el profeta muera fuera de Jerusalén (Lc 13,32).

Enfatizó con claridad que no se puede servir a Dios y al dinero (Lc 16,13). Explicó la dificultad de los ricos para entrar en el reino de los cielos (Mt 19,23). Él mismo, haciendo un látigo con cuerdas echó a todos los comerciantes fuera del Templo “con las ovejas y los bueyes, desparramó el dinero de los cambistas y les volcó las meses y dijo a los que vendían palomas: ¡Quiten esto de aquí! No hagan de la casa de mi Padre una casa de mercado.” (Mt 21.12-16).

Con seguridad enseñaba que el hijo del Hombre tenía que sufrir mucho y ser condenado a muerte (Mc 8,31). Está claro que el testimonio de su muerte fue el resultado del testimonio de su vida.

Pedro al reconocerlo como el Mesías, inmediatamente le dice ¡Lejos de ti Señor, de ningún modo te sucederá eso! A lo que le respondió Jesús ¡Quítate de mi vista Satanás, tropiezo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres! (Mt 16,22-23).

Entonces Jesús le dijo a sus discípulos: ‘si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá. (Mt 16,24).

Después de todo esto y mucho más, afirmamos con seguridad que el grito ¡Todo está cumplido! Es un clamor de satisfacción. Es una buena noticia, se llegó al culmen de una misión encomendada.

Decimos que todo está consumado cuando hemos llegado a la meta final de nuestros propios objetivos y al final de nuestra existencia.
Todo está consumado, es el llamado a la Iglesia en todos los tiempos a seguir haciendo actual el mensaje de salvación, y actualizando la redención de Cristo.

Esta palabra de Jesús debe ser actualizada en nuestra vida personal, en nuestra vida familiar, en nuestra vida comunitaria, en nuestra vida eclesial, en la vida política y social, en definitiva, en nuestra vida dominicana.

Todo se ha cumplido dijo Jesús cuando tú naciste
Todo se ha cumplido dijo Jesús cuando nació la familia, cuando nació tu hogar,
Cuando nació tu sector, tu barrio, tu municipio, tu provincia.
Todo se ha cumplido dijo Jesús cuando nació nuestro País
Todo se ha cumplido dijo Jesús cuando nació nuestra Patria
Todo se ha cumplido dijo Jesús cuando nación nuestra nación

Cuando nació nuestro País, se deleitó Dios y dijo: República Dominicana, es un hecho. Ese 27 de febrero de 1844, dijo Dios, ha nacido un País, y Pedro Mir le agregó “Ubicado en el mismo trayecto del sol”.

Esta frase supone una buena noticia. Es un respiro ante el trabajo realizado. Como cuando descansó Dios, después de ver terminada la obra creadora. Ya todo está hecho. Es una buena noticia, saber que un día nacimos como persona, como familia, como pueblo, como país y como nación. Pero…

¿Qué ha pasado después de ese grito divino por la  alegría de que la obra estaba hecha? ¿Por qué a diario me encuentro con tantos jóvenes graduados de la universidad y andan sin rumbos, sin trabajos y sin oportunidades? ¿Por qué la gente no valora el medio ambiente, común para todos?
                              
¿Por qué se observan bajar cristales de vehículos en nuestras calles que, en medio del jolgorio y de la briza, se desprende una mano fuera, dejando caer basuras, papeles, vasos, cartones, botellas,  en las aceras? Como si se tratara algo normal.

¿Por qué nos da la impresión de que vivimos en una selva al transitar por las calles de Santo Domingo? ¿Por qué, cuando una persona es asaltada por los delincuentes, suelen decirle los demás, ¡dale gracias a Dios que estás vivo? ¿Es que ya la delincuencia está en el orden de lo natural en nuestro país? ¿Por qué tantas muertes violentas y  tantos feminicidios?

Estas preguntas deben ser contestadas de manera individual por cada ciudadano de nuestra nación. Todos tenemos responsabilidad de mantener vivo el grito de Dios “Todo está cumplido”. Pero hay una responsabilidad superior en aquellos que nosotros, libremente hemos decidido que nos gobiernen. En ellos está la principal responsabilidad, especialmente de formar la patria y enseñar sus ciudadanos a ver la realidad con un juicio crítico, y eso se logra desde una buena educación que fomente los valores. Porque, normalmente las voluntades colectivas suelen ser siempre rectas, pero no siempre los juicios individuales son iluminados, decía Jean Jacques Rousseau.

Hermanos y hermanas, no nos olvidemos nuestros orígenes como persona, como familia, como pueblo, no olvidemos los orígenes de nuestra patria. Tal como lo expresa nuestro escudo nacional, al origen de todo, se encuentra Dios, quien provee la patria y la libertad.

No estoy de acuerdo con un pesimismo histórico ni antropológico, la palabra de Jesús “Todo está cumplido, aplicada a nuestra nación, nos ayuda mantener la esperanza cristiana”.  Nos ayuda a mantener viva la utopía, ubicada en el horizonte, y unidos caminamos tras ella. Porque la promesa es que Jesús nos acompañaría todos los días, hasta el fin de mundo.

P. Roberto Martínez


                                        SEPTIMA PALABRA
“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” (Lc. 23, 46)


Diác. José Rosado

En la Biblia el ESPIRITU se transmite a través de la palabra hebrea: “RUAH”. En el Antiguo Testamento
• Viento (Gen. 3, 8; 1 Re 19, 11)
• una fuerza natural (no se ve- tiene fuerza) (1Re 19, 11)
• Aliento o respiración: en el hombre y en el animal (Gen 45, 27; Jue 15, 19)

RUAH es:
• fuerza vivificadora (se aspira y expira)
• fuente de vida (Gen 7, 22; Núm 16, 22)
• disposición interna: humildad (Prov. 16, 19; Is. 57, 15; Dan. 3, 39), fidelidad (Núm. 14, 24; Ecl. 7,8; Dan. 5, 20), intención (Ez. 11, 19; 36, 26; Prov. 16, 32; 25, 28)
• Soplo (de Dios) (Gen 6,17)= Dios sopló al hombre el aliento de vida

En el Nuevo Testamento el Espíritu es:
• El hálito vital (principio vital) que viene de Dios y a Dios vuelve (Mt 27, 50; Lc 8, 55; 23, 46; Jn 6, 63) = el PNUEMA (Jn 3, 8; Heb 1, 7)
• Es asiento de:
ü las “percepciones” y los “sentimientos”, (Lc 1, 47; Jn 11, 33; 13, 21)
ü los “pensamientos” (Mc 2,8; 8, 12; Lc 1, 80; Hech 18, 25; Rom 1, 9)
ü las determinaciones de la voluntad (Mt 26, 41)

Toda la duración de la vida del hombre depende de la RUAH.
La RUAH = el ESPÍRITU DE DIOS
San Lucas recoge las últimas palabras de:
• Confianza total de Jesús
• ¿Un susurro? ¿Un grito?

Es un grito de victoria:
• Nadie pudo separarlo de su Padre, de su MISION
• El Espíritu de su Padre le ha animado toda su vida
• Termina su misión terrenal/carnal:
ü Lo dejó todo
ü Lo dio todo
ü Lo entregó todo
• El Padre romperá el silencio y lo RESUCITARÁ
• ¿Qué está cumplido hoy?
• ¿Qué has cumplido tú, hoy?
• ¿Qué vas construyendo tú, hoy?
• ¿Qué huellas vas dejando en el corazón de los tuyos? ¿de tu pueblo?

• Salmo 31, 2-7:

"2.En ti, Yahveh, me cobijo, ¡oh, no sea confundido jamás! ¡Recóbrame por tu justicia, líbrame,
3.tiende hacia mí tu oído, date prisa! Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve;
4. pues mi roca eres tú, mi fortaleza, y, por tu nombre, me guías y diriges. 5.Sácame de la red que me han tendido, que tú eres mi refugio;
6. en tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas. Dios de verdad,
7.tú detestas a los que veneran vanos ídolos; mas yo en Yahveh confío:"
• Pero hoy, los malos espíritus- VANOS IDOLOS- han violentado nuestra sociedad.
• Violencia que violenta o priva al ser humano de su integridad:
ü física
ü psicológica
ü oral
ü derechos
ü libertades



La violencia ejercida por una persona, una institución o situación estructural se inserta cada día más queriendo crear “una cultura de la violencia” a través de:
• la incapacidad de resolver pacíficamente los conflictos
• las relaciones de poder
• el dominio del saber
• el militarismo
• una cultura patrialcal
• la discriminación
• el racismo
• la exclusión …

Este Espíritu del mal se manifiesta en:
• la violencia de pareja manifestada en :
ü  conductas de chantaje,
ü amenazas,
ü abuso físico,
ü verbal,
ü sexual,
ü económico,
ü patrimonial”
• En la República Dominicana según ENDESA 2007: “la probabilidad de que una mujer sufra violencia física y sexual es mayor si tiene o tuvo una relación de pareja”.
• La violencia en el noviazgo: según la Organización Mundial de la salud: “3 de cada adolescente sufre violencia en el noviazgo”.
• Pornografía Infantil:

“Abuso sexual contra menores en la Iglesia”- Scicluna, C,J., Zollmer, Ayotte (eds), 2012



• Nos falta el Espíritu, soplo, aliento de DIOS
• Nos falta confianza en el amor para reafirmarnos
• Nos falta dejarnos mover por el soplo del amor como lo hizo Jesús:

"6.El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios.
7.Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre;
8.y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz.
9.Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre." (Fil, 2, 6-8)
• Nos hace falta CONFIAR más en el proyecto de Dios cuyo Espíritu Santo moviliza ser como personas:
ü Reflexivo
ü autoconsciente
ü comunicativo
ü gestador de comunión
ü abierto
ü creativo

El Espíritu movido por Dios favorece:
• la relación
• la vida
• la comunión
• la trascendencia
• ES CONEXIÓN con el mundo
• Espíritu: “el modo de ser propio del ser humano, cuya esencia es la libertad”

El grito de Jesús- “En tus manos encomiendo mi Espíritu” - es confirmación a:
• Una vida coherente alejada del mal
• A una vida que no dejó su misión aún las:
 Incomprensiones
 Los abusos




ü Los insultos
ü Las injusticias
ü Los momentos de soledad y dudas
ü Los miedos…

• Es un grito de VICTORIA y una MIRADA hacia el futuro donde Él se convierte en “PIEDRA ANGULAR”

• Es la victoria obtenida cuando:
ü Exaltamos lo bueno
ü Cuidamos nuestro medio ambiente: regalo de Dios para todos y todas
ü Aprendemos a ser personas – hombres y mujeres – nuevos y nuevas- una manera novedosa de “SER” en la CONSTRUCCION de una CULTURA de PAZ
ü Motivamos mediante la acción a nuestros niños, adolescentes y jóvenes a través de una educación integral basada en los valores
ü Luchamos como pueblo contra el abuso del poder
ü Nos unimos para que la justicia sea JUSTA para todos
ü Hacemos de la familia, la educación, la salud, la justicia y el desarrollo sostenido para todos y todas una prioridad
ü Denunciamos el mal con nombre y apellido
ü Anunciamos el bien con nombre y apellido

• Somos un pueblo bueno, cálido y cercano.
• Luchemos por mantener lo que nos une por encima de lo que nos aleja.
• Que un día podamos mirar también al cielo y gritar victoriosamente: “Padre en tus manos encomiendo mi Espíritu” sabiendo que:
ü hemos hecho lo que teníamos que hacer,
ü como lo teníamos que hacer y
ü sabiendo que el Espíritu de Dios fue el soplo de vida que nos impulsó.
• Padre a ti encomiendo nuestro ESPIRITU como pueblo para que:
ü se haga tu VOLUNTAD y no la nuestra.
ü Para que lo custodies
ü Nos impulses al bien. AMEN.


Diác. José Rosado