PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

sábado, 22 de diciembre de 2018

Dialogando con los foristas imperialista que me adversan



Por Miguel Espaillat

Preliminar
Esta entrega corresponde a la quinta parte de la serie ¡USA es tiempo de rectificar!  Hecha esta aclaración, iniciemos con el tema de hoy.

1-En nuestra República Dominicana y en toda Latinoamérica - por razones de un capitalismo explotador tradicional ha imperado y sigue vigente entre los empresarios materialistas “la maximización de la ganancia a como dé lugar”.  Señalo lo de un capitalismo explotador tradicional, porque es posible que con el correr de tiempo (para el resto del siglo XXI y del siglo XXII por venir), surja un capitalismo social que no tenga la característica de explotación inmisericorde del hombre por el hombre, que abarca las instancias de la esclavitud, la servidumbre, los trabajos forzados y las remuneraciones infames.  

2-Mientras tanto, con el actual capitalismo, para lograr la maximización de las ganancias se han estado violando todos los códigos éticos y cristianos que ellos mismos dicen profesar; es el caso de la brutal explotación a que fueron sometidos los braceros haitianos y dominicanos dedicados al corte de la caña en todos los ingenios azucareros del país. Trujillo, con sus doce ingenios, los Vicini y el Central Romana, sentaron cátedras con estas prácticas lindantes con la esclavitud.

3-En este quehacer capitalista a los susodichos braceros los obligaban a vivir confinados en los bateyes en las llamadas barracas, donde prácticamente dormían en el suelo en un espacio infectado de mosquitos y chinches, subalimentados, sin cuidados de salud, sin servicios básicos, sin derechos humanos, puesto que aparte de los abusos físicos y psicológicos, también los mataban para luego enterrarlos como a perros realengos en cementerios clandestinos destinados para ese fin.  Para más, aparte de lo mal remunerados que eran, también le robaban al pesar las cañas, no le pagaban en efectivo, sino en vales, solo valederos en las bodegas propiedad de la misma empresas o de algún mal nacido, en que lo también volvían a robarle en el peso de la mercancía, y con la depreciación del vale en un 20%, argumentando que no era dinero en efectivo.

4-Los braceros (si eran haitianos), jamás volvían a saber de sus familiares, debido al confinamiento en que eran obligados a vivir; tampoco los regresaban a Haití para evitarse el costo que implicaba  la repatriación y el volverlos a traer para la próxima zafra, y como el trabajo era temporero, imagínese usted toda el hambre y los sufrimientos que pasaban esa gente  en un país extraño donde los esclavizaban y que en ese tiempo no recibían ni un centavo para sufragar su subsistencia, ni ningún tipo de ayuda por seguridad social, por parte de unos gobiernos y de unos empleadores indolentes, que no los consideran seres humanos, sino bestias de carga. Fue así cómo se hicieron multimillonarios los barones del azúcar.

5-Esta práctica de explotación laboral para maximización de las ganancias - aunque en otra manera - también la llevan a cabo los empresarios dominicanos de otras ramas, por tal razón, ellos, cada vez son más ricos, y sus empleados no salen de la miseria. 

6-Con el correr de los años y por obra de la humanidad que aborrece estas ignominias y las combate, sus ejecutores fueron repudiados y denunciados en foros nacionales e internacionales, en consecuencia, salieron a la luz pública sus inhumanidades contra estos seres humanos, y tachados de esclavistas los antiguos y actuales empresarios del azúcar.  Pero sucedió, que cuando esto ocurrió, los imputados (manipulando los hechos), argumentaron que se estaba desacreditando a la República Dominicana y en consecuencia haciéndole daño al país.

 7-Para revertir esa realidad histórica, los Vicini, el Central Romana y los empresarios turísticos, iniciaron una campaña a nivel mundial desmintiendo la deleznable esclavitud que en realidad habían estado propiciado.  Con esa costosa campaña publicitaria, los susodichos empresarios del azúcar buscaban revertir la realidad aludida para limpiar sus imágenes y dejar claro ante el mundo, que ellos estaban siendo calumniados, y por ende, también desacreditando a la República Dominicana, de lo que podemos derivar, que ellos se consideran, que son la República Dominicana.   Pero para quienes no nos dejamos manipular, porque tenemos conciencia social y conocimientos de estos hechos, llegamos a la conclusión, de que esta estrategia es un absurdo, puesto que el pueblo dominicano es ajeno a la comisión de esas barbaries. El pueblo, al contrario, es su víctima.

8-El fenómeno anteriormente descripto, también se da en los Estados Unidos, donde una claque imperialista, racista, indolente, egoísta, etnocentrista, que solo le interesa maximizar las ganancias en aras de poder y dinero a como dé lugar, propicia invasiones y golpes de Estado a gobiernos democráticos para en su lugar instalar a tiranos ladrones y asesinos títeres, pero que además, implementa tratados comerciales y financieros truculentos para destruir las economías de los países más débiles para empobrecerlos y estancar con premeditación y alevosía su desarrollo, pero que también inicia guerras para saquear y destruir a otras naciones, y que cuando alguien denuncia sus barbaries que tienen rango de aberraciones y perversidades, entonces, las élites imperialistas aludidas se defienden diciendo que están atacando a los Estados Unidos; lo hacen así, porque ellos en su arrogancia se consideran los Estados Unidos, por lo que hablan a nombre de todo el pueblo de Estados Unidos, que también, como el nuestro, es víctima de ellos.   

9-Lo pesaroso y hasta tenebroso de todo esto es, que una mayoría mundial, que sufre los efectos de esas nefastas políticas imperialistas, en su ignorancia, también coinciden con los sofismas de esos angurriosos grupos de poder, los cuales difunden para su defensa a través de sus cientos de medios de comunicación global.     

10-El pueblo de a pie de los Estados Unidos es víctima de diferentes maneras de la política imperialista llevada a cabo por sus grupos empresariales.  Solo el que vive aquí, puede darse cuenta de ello. En este país las personas están sometidas a un régimen de trabajo abrumador para poder pagar el techo donde viven y los servicios básicos imprescindibles en el día de hoy, tales como son la electricidad, el gas, el cable, el celular, el transporte, etc. 

11-En el sistema capitalista (y más ahora con el neoliberalismo), la presión del día a día sobre el trabajador es tan fuerte, que estos viven estresados, sin tiempo para dedicarse a la familia o al cultivo del intelecto y del espíritu, por eso, y como vía de escape, se produce el gran consumo de drogas y la delincuencia que origina tantos presos y las extremas desigualdades sociales.  

12-En este capitalismo, la mayoría de los obreros de las fábricas y de los centros de expendio y servicios, después de 30 o 40 años de durísimo trabajo en una labor rutinaria que los embrutece, se les pensiona en promedio con 700 dólares, cantidad ésta que no da para pagar el alquiler de un apartamento, que por lo regular oscila entre 1400 y 2 dos mil dólares mensuales. Es cierto que algunos son beneficiados con una renta subsidiada, pero solo una minoría ínfima lo consigue. 

13-La cuestión es, que en este sistema capitalista la mayoría de la clase obrera, acaban su vejez en un asilo y en pobreza, sobreviviendo a las malas en base a un arsenal de medicamentos, donde finalmente mueren deshumanizados, frustrados, amargados, consumidos por la soledad, con una ignorancia que espanta de los asuntos del mundo, de lo existencial y de la propia vida, porque solo fueron educados para el consumo.  Fruto de esta clase de vida y formación, terminan con el corazón más duro que una piedra.   

14-En este sistema hay mucha crueldad, mucha dureza y engaño; por ejemplo, los jóvenes de la clase pobre, son las mayores víctimas de las guerras imperialistas. Como medio de sobrevivencia en esta jungla, ellos se ven compelidos a ingresar al ejército. Con promesas falsas los envían a tierras lejanas a matar a personas que no conocen y que nunca le han hecho un daño. De esas conflagraciones, el que logra sobrevivir, regresa loco o mutilado, luego, hecho un bagazo, es prácticamente abandonado a su suerte.

 15-Aparentemente, el salario promedio elevado a 15 dólares la hora suena requetebueno, pero todo es un engaño, porque de inmediato, te suben el alquiler del apartamento, el transporte público, los alimentos, las vestimentas, los medicamentos, los servicios básicos (agua, Luz, cable, etc.), y cuando vienes a ver, sigues en lo mismo, trabajar como un esclavo para lucrar exponencialmente a los dueños del capital.

16-Los conceptos anteriores no aplican a los técnicos y profesionales ni a ninguno de los ubicados en la clase media, puesto que ellos ganan lo suficientes para vivir holgadamente, aunque por lo regular éstos viven en apuros, porque habiendo sido educados para el consumismo, siempre gastan más de lo que producen, pero en lo relativo a los obreros, que por muchas razones no pudieron educarse, y que por tal razón tienen que ejercer los empleos peor remunerados, ello no debería ser óbice para que vivan y mueran en la pobreza o miseria aludidas, porque a final de cuenta, sembrar y recolectar los frutos del campo,  recoger la basura de la ciudad o expender en una tienda o restaurant, es un trabajo tan importante y necesario al grado de imprescindible, tan como lo son, los de los profesionales de la medicina o de la ingeniería u otros derivados de estudios universitarios, en consecuencia, todos los trabajadores deben de tener un salario relativo que le permita a cada quien vivir dignamente de la labor que hace.   

¿A qué viene toda la ponencia anterior?
17-En las opiniones que se vierten sobre mi serie de artículos “USA es tiempo de rectificar”, algunos se manifiestan molestos y hasta ofendidos porque han interpretado que yo ataco a quienes -según ellos - me dan de comer.  Con esa actitud, muy enojados me mandan a vivir a Venezuela, Cuba o Nicaragua. A esas personas les aclaro lo siguiente: Cuando no se entiende lo suficiente de la ciencia política, los que si la conocen, la usan para lucrarse, entonces, para beneficio propio manipulan las masas, ya sea con noticias falsas, o retorciendo los hechos, o conceptualizando falsedades sobre tal o cual realidad, siempre tratando con sofismas de ganar la mente de los individuos incautos o de las masas incultas para mantenerlos en la oscuridad, en la ignorancia, en el conformismo; por tal razón Malcolm X nos advirtió: “Si no estás prevenido contra los medios de comunicación, estos te harán amar al opresor y odiar al oprimido”. Esta advertencia de Malcolm, también entronca con la famosa frase de Simón Bolívar: “Nos dominan más por la ignorancia que por las armas”, aunque debo contradecir a Bolívar, porque en realidad, nos dominan con ambas cosas. 

18-A esas personas que de tan mala manera me adversan, porque por muchas razones no pueden practicar el debate civilizado de las ideas, pues en vez de asumirlo se despachan con cuestionamientos, ataques y descalificaciones personales que nada tienen que ver con el tema de que se trata, a ellos les digo: ¡Compatriotas, es tiempo de rectificar! Es tiempo, de que no nos sigan cogiendo de tontos y usando maliciosamente.

19-Para esta rectificación es necesario dedicarle algún tiempo al estudio de los temas que trato en mis artículos; si lo hacen así, llegarán a comprender que la susodicha política exterior que las elites imperialistas de Estados Unidos llevan a cabo para depredar e impedir el desarrollo de los países del llamado Tercer Mundo (que incluye los latinoamericanos y africanos entre otros), es algo inaceptable y que mis críticas al respecto son válidas.  También, con el estudio asumirán que la política interna de los Estados Unidos y de nuestro país, hay que modificarlas, puesto que ninguna nación que busque desarrollarse y progresar con justicia social, puede seguir con un modelo económico, que como el neoliberalismo, tiende a concentrar el poder y las riquezas en pocas manos. También se entenderá, que mis críticas a la política exterior e interna llevada a cabo por los que gobiernan los Estados Unidos, no es precisamente contra el pueblo norteamericano, sino, contra esa clase que erróneamente ha asumido que ellos son los Estados Unidos, tal como también lo han hecho la clase gobernante de nuestra patria, al asumir que ellos son la República Dominicana.

20-Si se ha estudiado con seriedad los temas tratados, entonces, una mayoría coincidirá conmigo, en que la susodicha política exterior implementada por el establishment imperialista, hay que combatirla por injusta, por cruel y destructiva. Que las guerras hay abolirlas para sustituirlas por el dialogo civilizado y respetuoso, puesto que las guerras son la manifestación más baja y perversa del hombre; ellas son la expresión máxima del odio y de la irracionalidad.  

21-Finalmente, si se ha estudiado con conciencia y a fondo  los temas de mis artículos relativos a los imperialismos (cualquiera que estos sean), se comprenderá,  que la gran emigración de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños que en este tiempo se está dando hacia los Estados Unidos, se debe, a que precisamente, las elites que gobiernan el imperio USA (los dueños de las transnacionales y bancos), se han dedicado a  saquear y explotar a esas naciones; y que las guerras, invasiones, golpes de Estado e instauración de tiranos ladrones y asesinos títeres, propiciados por ellos, son específicamente las razones que han originado la generaliza pobreza y miseria, que ha obligado a estos ciudadanos a emigrar por miles.  Si se entiende así, entonces habremos comprendido que ha llegado la hora y el tiempo de rectificar estas políticas imperialistas neoliberales que están haciendo un infierno de la tierra para la mayoría de los que la habitamos.   

Dando por finalizado este dialogo con los foristas imperialistas que me adversan, en las próximas entregas, seguiremos con el tema: ¡USA, es tiempo de rectificar!

Deseándoles a todos un feliz, próspero y venturoso “Año Nuevo”, me despido de ustedes hasta la próxima semana.

Miguel Espaillat Grullón 


0 comentarios:

Publicar un comentario