PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

lunes, 18 de junio de 2018

Colombia ante la Guerra o la Paz



Por Elvi Paredes.

El pasado 29 de mayo, escribí un artículo donde analizaba la coyuntura por la que atraviesa Colombia, a raíz del proceso de paz desarrollado por el presidente Juan Manuel Santos, y las distintas opciones que se le presentaban al pueblo colombiano.

Ante la disyuntiva de escoger ante las opciones conservadora y progresista, y bombardeados por medios de comunicación parcializados y dominados por los sectores dominantes, con el mensaje del miedo, los colombianos asistieron a las urnas este domingo 17, y votaron en paz.

Votaron, y escogieron al candidato conservador, Iván Duque, un duro crítico del proceso de paz, y quien desde ya, amenaza con revisarlo.

A pesar del triunfo del conservadurismo, la izquierda democrática, representada por el candidato Gustavo Petro, se alcanzó con más de 8 millones de votos, de colombianos amantes de la paz y la conciliación.

Hoy Colombia cuenta con un nuevo jefe de la oposición, representada por el senador, Gustavo Petro, quien desde ya anuncia su intensión de defender el proceso de paz, y avanzar hacia la total conciliación de la sociedad colombiana.

El pasado domingo 17 de junio, los colombianos expresaron su inequívoca intensión y deseos de paz.

De progresar y trabajar en paz. De reír y laborar en paz. De construir una sociedad más equitativa y participativa.

Los colombianos expresaron su deseo de dejar atrás, mas de 50 años de violencia, de muertes, de destrucción y divisiones, nacidas de aquel 9 de abril de 1948, cuando el entonces carismático candidato progresista, Jorge Eliecer Gaitán, fue asesinado, -dicen- por orden del sector conservador que vieron en él una amenaza a la perpetuación de sus intereses y sus privilegios.

Aquellos polvos, trajeron los lodos de la sangre y la muerte, provocadas al cortar la flor de la esperanza que significaba Gaitán, para millones de colombianos, y que dieron al traste con el surgimiento del más antiguo movimiento guerrillero de América Latina, Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), así como el Ejercito de Liberación Nacional y el Movimiento Revolucionario M-19.

Ahí reside la trascendencia del proceso de paz, impulsado por el presidente Juan Manuel Santos. Preservar la paz es un compromiso de todos los colombianos y latinoamericanos. Volver al pasado seria dar un paso al vacío, y no creo que luego de saborear el gusto de la paz, deseen volver al pasado.

Un proceso electoral, marcado por la paz, por la tranquilidad y el sosiego, es un logro que los colombianos defenderán con sus uñas, y por lo cual más de 8 millones de ciudadanos votaron.

Iván Duque, presidente electo, debe tener estos elementos en cuenta, corrigiendo para avanzar. Corrigiendo para consolidar los puntos ya alcanzados, eso desea Colombia.


0 comentarios:

Publicar un comentario