PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

viernes, 18 de enero de 2019

Amaury Germán Aristy Vs José Báez Guerrero



Por Miguel Espaillat Grullón    

Los Palmeros, 47 años después

En diferentes periódicos digitales y páginas del internet, y de autoría de varios escritores, sobre “Los Palmeros”, podemos encontrar la literatura siguiente:

1-Amaury Germán Aristy y su grupo se llamaron los “Los Palmeros” debido a que el lugar donde se entrenaron, en Pinar del Río, Cuba, hay muchas palmas. Fue una forma de diferenciarlos de las demás milicias revolucionarias que operaban para la fecha.

2-En aquel tiempo de combate al balaguerato, el plan del líder de la Revolución de Abril, Francisco Alberto Caamaño, fue formar dos frentes guerrilleros contra el tiránico gobierno de Joaquín Balaguer; uno dirigido por Germán Aristy, lucharía en la ciudad, y el otro, comandado por el propio Caamaño, operaría en las montañas.  A esos fines, “Los Palmeros”, llegaron al país clandestinamente, y mientras Caamaño permanecía en Cuba, ellos harían una serie de arreglos y contactos para el regreso a la República Dominicana de ese líder militar.   

El enfrentamiento

3-Desgraciadamente, la casa que servía de refugio a Amaury Germán Aristy, Ulises Cerón Polanco, Virgilio Perdomo Pérez y Bienvenido Leal Prandy (La Chuta), en el kilómetro 14½ de la Autopista de las Américas en Santo Domingo fue ubicada y un contingente policíaco-militar les tendió un cerco. 

4-Fue así, como a las seis de la mañana del 12 de enero de 1972 fue atacada la casa en que se encontraban estos revolucionarios.  En un primer encuentro con las fuerzas militares y policiales balagueristas, cayeron inmediatamente Ulises y Prandy.   Entonces, Amaury y Virgilio Perdomo Pérez, abandonaron su ya descubierto escondite, abriéndose paso a tiro limpio para refugiarse en una cueva de las proximidades.  Rápidamente, ellos fueron rodeados en esa cueva por un contingente de 2,500 miembros de fuerzas combinadas del Ejército, Fuerza Aérea y la Policía, comandados por Neit Nivar Seijas y Milo Jiménez, bajo la supervisión del gobierno de Estados Unidos.  De inmediato se dio inicio a un enfrentamiento feroz y desigual, en que se utilizó artillería pesada como tanques de guerra, bazucas y helicópteros, y dos aviones de la armada norteamericana de reconocimiento que fueron enviados desde Puerto Rico, para ubicar por medio de fotografías, el lugar de los combatientes dentro de la cueva.    

5-No obstante la superioridad del ejercito balagueristas, asistido por los yanquis, estos dos combatientes (Amaury Germán Aristy y Virgilio Perdomo Pérez, mantuvieron a raya por más de 10 horas a los 2,500 miembros aludidos de las fuerzas combinadas. 

6-En este combate, el primero en caer abatido fue Virgilio y luego Amaury.  El informe policial dio cuenta de 8 policías y militares muertos, y 20 heridos, aunque hay muchos motivos para creer que estos números fueron disminuidos.

7-Los cadáveres de aquellos cuatro jóvenes, de acuerdo con El Nacional del 14 de enero de 1972, fueron acuchillados por los militares después que cayeron sin vida, además presentaban golpeaduras y quemaduras. Sus familiares denunciaron que las autoridades se ensañaron contra sus cadáveres y los masacraron, aunque ya estaban muertos, para hacerle a los cuerpos lo que no se atrevieron a hacerle cuando estaban vivos. A todos trataron de cortarle las cabezas, de acuerdo a las señales que presentaban en el cuello, que habían sido seccionados casi totalmente.

Curriculares de Amaury Germán Aristy

8-Este soldado de la patria nació el 13 de abril de 1947 en Padre Las Casas.  Desde niño expresó rebeldía e indignación frente a las injusticias.  Cuentan sus familiares, que esos sentimientos contra el régimen establecido quedaron manifiestos cuando un día arrancó la placa que decía, “En esta casa Trujillo es el jefe”, la cual era obligatorio tenerla, so pena de caer en desgracia con el régimen. 

9-Con apenas 18 años de edad al estallar la Guerra de Abril en 1965, Amaury no vaciló en integrarse activamente a esa contienda bélica, siendo parte de la dirección del comando constitucionalista junto a Amín Abel, Orlando Mazara y otros.  Amaury también participó en el asalto al Palacio Nacional, recibiendo un balazo en un glúteo al lanzarse a rescatar el cadáver de Euclides Morillo.  En esa ocasión fue operado, pero se reintegró a su comando dos semanas después.

10-Amaury, fue un fiero opositor al balaguerato, por ello fue perseguido con saña.  Esa persecución se recrudeció en 1971 tras el asalto a una sucursal del banco “The Royal Bank of Canada”, acción que la Policía Nacional atribuyó a Amaury y a otros revolucionarios, intensificando el asedio, la persecución y la represión, pero hubo un momento, en que el régimen le pidió a Amaury que se entregara, a lo que él respondió con una  carta donde decía: “No se puede confiar en un régimen que asesina, detiene, desaparece y destierra a todo aquel que no comulga con sus ideas dictatoriales.  Le haremos entender que no es lo mismo asesinar a jóvenes indefensos, que enfrentar a revolucionarios armados”.  Amaury tenía la firme decisión de luchar siempre hasta vencer o morir en el intento de construir una sociedad justa.

Los Palmeros, comando de la resistencia; ejemplo de valentía y sacrificio

11-Los familiares de Amaury (su madre, su viuda, sus hermanos, sus amigos), nos dicen de él y de los demás palmeros lo siguiente: El máximo ejemplo de “Los Palmeros” fue darnos el mayor ejemplo de valentía de este país, no hubo otros después de ellos, esperemos que las nuevas generaciones los copien. Tenían sentimientos muy nobles, estaban dedicados por entero a la libertad de nuestro país en esa época tan dura que fue el balaguerato. Después de los “Padres Trinitarios”, que lo dieron todo, “Los Palmeros” ofrendaron hasta a sus hijos, sus madres… Sus compromisos estaban por encima de cualquier otro. Virgilio repetía: La Patria me necesita, y los cuatro, conscientes de que en cada acción entregaban la vida, estaban convencidos de que debíamos ser libres de las botas americanas, de Trujillo y de los balagueristas.  A ellos no podemos revivirlos porque los mataron, pero no podemos enterrarlos con el olvido, 

12-El legado que ellos dejaron se hace imprescindible, y es necesario continuar su lucha por una sociedad más justa, por valores. En nombre de ellos debemos mantenernos en pie de lucha.  Hemos perdido a un hombre trascendental, como Amaury, desprendido, generoso, culto, lector voraz. Amaury era un poeta, de prosa muy poética, admiraba a José Martí. Era cariñoso, con gran sentido del humor, un ser humano tan completo que era capaz de tener lo que demostró el 12 de enero de 1972. Dejó a su hija, a su madre, a la comunidad donde vivían. Su vida la entregó por la causa del pueblo.

Amaury Germán Aristy Vs José Báez Guerrero

13-Cuarenta y siete (47) años después, en contraposición con los hechos épicos protagonizados por “Los Palmeros”, similares en valentía, honor y dignidad a los protagonizados por los espartanos y griegos al mando del rey Leónidas I de Esparta en la Batalla de las Termópilas, Cuarenta y siete (47) años después de vertidos los sublimes pensamientos de los familiares, amigos y de todo un pueblo sobre las actuaciones de “Los Palmeros”, se aparece un señor llamado José Báez Guerrero execrando, las acciones y el patriotismo de estos héroes de la patria. 

14-En un artículo publicado el 16 de enero del año en curso, José Báez Guerrero les llama a “Los Palmeros”, “los falsos héroes”.  A seguidas veamos ese panfleto.  Es realmente asombroso, penoso --- escribe Báez Guerrero --- cómo incautos cotorrean por radio y televisión loando el “ejemplo imperecedero”, “sacrificio revolucionario” o “valor irreductible” de los delincuentes matados en combate con policías y guardias el 12 de enero de 1972 en el kilómetro 14 de la autopista Las Américas.

15-El grupo denominado “Palmeros” lo integraban terroristas de izquierda cuyo prontuario incluía asaltos a bancos, asesinatos de policías, secuestros y otras actividades dizque revolucionarias.

16-Entrenados en Cuba y otros países comunistas, eran una célula de la organización de apoyo a la guerrilla de Caamaño – continúa escribiendo Báez Guerrero--que vendría en 1973 a combatir con tiros al gobierno de Balaguer. Las ideas que defendían esos pobres muchachos son similares a las que han diezmado a Venezuela, reduciendo al país con mayores reservas petroleras a ridícula dictadura miserable cuya misión es mantener a Cuba, otro “paraíso socialista”.

17-Quienes creemos en el imperio de la ley, el debido proceso, la libertad de pensamiento, prensa, empresa y tránsito (paradójicamente Balaguer no creía en eso, nota mía) ¿podemos realmente recordar los “Palmeros” como héroes dignos de reverencia? ¡Qué timbales! ¡Qué azarosa falacia! Finaliza despotricando Báez Guerrero.

Conclusión

18- Que podemos contestarle a este José Báez Guerrero, para desagraviar a nuestros héroes, porque imagino, que lo mismo conceptuará de Manolo Tavares Justo y de los Muchachos de Maimón, Constanza y Estero Hondo y de los muchos otros actores de nuestras gestas patrias…

19-Bueno…a ese periodista, como a cualquier otro con semejante aberraciones, le diré: Ningún ser mediocre, reaccionario y belicoso enano mental, que no conoce de humanismo, ni tiene sensibilidad social, ni méritos revolucionarios, puede opacar o competir con alguien, que como Amaury y los demás palmeros, son en espíritu y en verdad, infinitamente superiores a quien esta vez intenta difamar y empequeñecer a estos gigantes de nuestra historia contemporánea.   No es lo mismo tener infinidad de estrellas en la frente, que un cráneo calvo de ideales revolucionarios y que adolece de amor para con su pueblo, y para con los demás pueblos del orbe.    ¡Caras vemos, corazón, esta vez, sí sabemos…!


0 comentarios:

Publicar un comentario