PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

miércoles, 11 de agosto de 2021

Lenta democracia


 

Por JUAN T H

 

El presidente Luís Abinader sabe que no tiene mucho tiempo para hacer los cambios y las transformaciones sociales, económicas y políticas que demanda el país para su desarrollo. En apenas ocho años, que es lo más que puede mantenerse en el cargo dentro del marco legal, por más que quiera, no podrá llegar muy lejos con un Estado hipertrofiado, en una sociedad enferma, carente de los valores éticos y morales que le permitan avanzar sin traumas.

 

El presidente pone el pie en el acelerador de los cambios, pero constantemente tiene que soltarlo y frenar, zigzaguear, tomar una curva, un atajo, encontrándose con obstáculos “legales” inesperados. El propio Partido Revolucionario Moderno es un problema. Llegó al poder sin ideología, ni una línea política que lo guie.

 

El presidente Abinader quiere ir rápido, aprovechar cada día, cada hora y cada segundo de su permanencia en el poder para producir la mayor cantidad de cambios que le permita el tiempo, pero la Constitución, las leyes y su propio partido, se lo impiden. La burocracia es lenta. ¡Muy lenta! El “papeleo” en las oficinas públicas es una “vaina”. Lo que se puede hacer en horas dura días, semanas, incluso meses. En ocasiones hasta años. ¡Y no puede ser! Adecentar el Estado, modernizarlo, hacerlo ágil, transparente, es tarea fundamental para avanzar, para hacer, del sistema democrático, una verdadera democracia, no la caricatura que tenemos hoy.

 

El presidente marcha a un ritmo, pero los funcionarios -en su mayoría- van a otro ritmo. Es como una orquesta sinfónica. El director es bueno, pero los músicos no lo son tanto, en ocasiones desafinan o desentonan. El resultado del “Bolero de Ravel”, del francés Maurice de Ravel, o “La Quinta Sinfonía” de Beethoven, no se escucharán bien. El director (Abinader) tiene que hacer ajustes en la orquesta, sustituir algunos instrumentistas (funcionarios), ensayar una y otra vez para volver a la sala del Teatro Nacional (el país) para obtener éxito y recibir la crítica buena de una parte de los presentes, sabiendo que no todos saldrán satisfechos, porque en la música, como en la política, la cultura es fundamental.


En un país como el nuestro, la Constitución y las leyes se convierten en retrancas para los cambios. Ese armazón jurídico está creado precisamente para garantizar los intereses de la clase económica que lo sustenta. El ex presidente uruguayo Pepe Mujica dice que cuando intentó hacer transformaciones profundas siempre lo impedía la Constitución o una ley, cosas difíciles de modificar, cambiar o anular. Legisladores, abogados, dirigentes de su partido y grupos empresariales se oponían. Supongo que al presidente Abinader le ocurrirá algo similar.

 

Para cambiar una estructura o un sistema de gobierno, cual quesea, sólo la fuerza del pueblo puede lograrlo. El Congreso, el sistema judicial, así como el Ejecutivo, no son más que estructuras de poder que permanecen durante muchos años, incluso siglos. Eliminarlas nunca ha sido fácil.

 

En cuatro años no se transforma un país, ni en ocho. En Estados Unidos dos partidos se disputan el mismo sistema durante más de cien años. lo mismo sucede en países de Europa. El PRM es un partido del sistema, el presidente Abinader, también, por lo que tiene muchas limitaciones. Nadie puede dar lo que no tiene. Sin embargo, Luís sabe que el país no llegará lejos con un Estado carcomido hasta la putrefacción, que es necesario modernizarlo, cambiarlo, pues de lo contrario no le queda otro camino que el subdesarrollo. Para lo que pretende hacer Luís necesita el concurso de su partido y de los sectores más avanzados y progresistas, los cuales, por desgracia, están atomizados, sumergidos en crisis internas que no le permiten ver los árboles detrás del bosque.

 

Aceleremos el proceso para que la democracia sea garantía de los derechos de todos los ciudadanos, para que no haya injusticias ni privilegios, para crear un país para todos, no para algunos. Después, como dijera el poeta Pedro Mir, “no quiero más que paz”.

 


0 comentarios:

Publicar un comentario