PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

sábado, 12 de junio de 2021

El nuevo despertar de América Latina

Por Miguel Ángel Cid Cid

 

América Latina vive un renacer de las protestas sociales. La magnitud del malestarno se veía desde las luchas nacionales por la independencia ni desde el combateideológico entre izquierda y derecha, en el marco de la guerra fría. El descontentode hoy impulsa reivindicaciones socio-económicas y políticas de los pueblos. Poreso el sur del continente arde en llamas.

 

En Argentina, el presidente Fernando de la Rúa ordenó desalojar la Plaza deMayo, en diciembre de 2001. En la Plaza, miles de manifestantes pedían ladestitución del mandatario por un paquetazo económico y la retención de losdepósitos bancarios. Ese mismo día, en la noche, De la Rúa renunció.

 

En Bolivia se perpetró el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019. Pocodespués, Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), se alzó con lapresidencia al lograr el 52,4% de los votos.

 

En México la presión de sectores sociales mantiene en zozobra a los candidatos yfuncionarios. El domingo pasado, en las elecciones de medio término, la coaliciónMorena-Partido Verde-Partido del Trabajo logró mayoría simple en el Congreso.Pero ahora tiene menos Diputados que antes. Para juzgar los corruptos e impulsarla segunda etapa de la 4T, Morena necesita mayoría calificada.

 

En Perú, la derecha trata de librarse del lastre de cinco expresidentes perseguidospor corrupción, incluyendo el padre de la candidata Keiko Fujimori. El domingopasado el profesor Pedro Castillo, en unas elecciones cerradas, dejó fuera a laFujimori con todo y el apoyo del Premio Nobel, Mario Vargas Llosa.

 

Estallido chileno

 

Los chilenos despertaron alarmados con el alza del transporte público enSantiago, la capital. El aumento entró en vigor el 6 de octubre de 2019. Losestudiantes se organizaron para rechazar las medidas alcistas en las tarifas deuno de los servicios públicos, el Metro.

 

Se le unió la población, que salió en masa a protestar sonando cacerolas. Lasprotestas se expandieron como la pólvora. Varios vagones del Metro fueronincendiados. El objetivo era el rechazo militante al alza en los precios del transporte.

 

Las masas enojadas obligaron al gobierno a decretar el estado de emergencia y eltoque de queda. La represión, aunque brutal, resultó insuficiente. El gobierno tuvoque negociar una salida pacífica, pactar la reforma a la Constitución con paridadde género entre los constituyentes electos. Las elecciones se realizaron en mayo2021. Las votaciones culminaron con la derrota del gobierno de Sebastián Piñera.

 

El desplazamiento de los partidos tradicionales dio paso a la generación políticahija de las protestas del 2019. Los insurrectos no ganaron mayoría. Pero learrebataron poder de veto a la derecha chilena.

 

Estallido colombiano

 

El presidente Iván Duque no aprendió de la lección de De la Rúa. Propuso alCongreso un proyecto de reforma tributaria. El anuncio desató la ola de protestasen Colombia. El “Paro Nacional en Colombia de 2021”, como le llaman, sepropuso lograr la eliminación de la reforma tributaria. La represión cruenta de las autoridades radicalizó la lucha.

 

Ahora los objetivos se han ampliado. El pueblo en la calle y en pie de lucha exigela solución de las problemáticas sociales que exigía el Paro Nacional 2019-2020.

 

En política se condena al enemigo cuando metemos la pata. El gobernante Duqueculpa de las protestas a actores tanto internos como externos. Los agentesexternos son el chavismo venezolano, con Nicolás Maduro a la cabeza – quientambién tiene su propio traqueteo. Los internos, son las guerrillas del ELN y unfragmento disidente de las FARC.

 

Para desinflar las protestas, Duque habló inglés y su gobierno tuvo que recularcon la reforma tributaria. Los manifestantes, en cambio, reafirmaron los reclamosnuevos y viejos. También piden, además de renta básica universal y subsidio a laeducación y la salud, la renuncia del mandatario conservador.

 

El conflicto arroja un balance de 346 manifestantes desaparecidos y 61 muertos,17 de ellos a manos de sectores sin identificar.

 

Las movilizaciones dominicanas

 

El nacimiento de Marcha Verde, en enero de 2017, a ritmo de merengue y músicaurbana en la Capital parecía indetenible. La jornada de protesta abrió paso alMovimiento Verde por el Fin de la Impunidad. En lo adelante se organizaronmarchas en todo el país.

 

Pero luego de tres años el Movimiento Marcha Verde comenzó a debilitarse. Lasuspensión de las elecciones municipales motivó las protestas espontáneas de losjóvenes que se uniformaron de negro en la Plaza de la Bandera. El nacimiento delMovimiento de Jóvenes Camisas Negras permitió el reciclaje de los dirigentes deMarcha Verde. Encabezaron el movimiento.

 

Es tradición de los partidos políticos dominicanos, sean de izquierda o de derecha, aprovechar las movilizaciones de otros en su propio interés. Los partidos AlianzaPaís, Frente Amplio y PRM se mezclaron con Marcha Verde y con los CamisasNegras. Los líderes de Participación Ciudadana y Somos Pueblo, dos movimientoshíbridos, una suerte de partido político y ONG al mismo tiempo, encabezaban los verdes y los negros.

 

A los anteriores se suma el Movimiento de Mujeres por la Despenalización delAborto en Tres Causales. Las mujeres asumieron como método de lucha levantarun campamento frente al Palacio Nacional para presionar al Presidente Abinader a apoyar sus reclamos.

 

Pero las protestas dominicanas no alcanzan el calor de las que empezaron por allá, cerca de la Tierra del Fuego. Aún, no.

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario