PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

martes, 9 de febrero de 2021

Nuestro ensayo del COVID, y el mío: Sobre la vacuna de un congresista y su diagnóstico positivo


 

Por Adriano Espaillat

 

En la ciudad de Nueva York y en las comunidades de todo Estados Unidos, el COVID-19 sigue siendo una amenaza muy real y mortal. Las pérdidas que enfrentan innumerables estadounidenses son insuperables, especialmente la lamentable pérdida de más de 400,000 vidas estadounidenses, y los medios de subsistencia continúan en riesgo.


Mi distrito se ha visto especialmente afectado, y se me parte el corazón por un sinnúmero de mis constituyentes que se han visto afectados directamente, especialmente aquellos que se han visto obligados a ingresar a cuidados intensivos en nuestros hospitales locales; muchos son ingresados sin poder respirar y muchos se van de este mundo sin poder volver a ver a sus familias.

 

Este es un momento sin precedentes para nuestras comunidades y la disponibilidad de las vacunas contra el COVID-19 es un elemento esencial de la forma en que enfrentaremos esta crisis.


Para muchos, las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna representan una luz al final del túnel, la posibilidad de volver a la vida normal y la capacidad de sobrevivir a esta desgarradora crisis. Y en nombre de esos estadounidenses, sigo agradecido por los firmes esfuerzos realizados por los líderes de nuestras comunidades científicas que han trabajado para garantizar que todos los estadounidenses tengan la oportunidad de luchar contra este virus mortal y la capacidad de volver a la normalidad a su debido tiempo.


En diciembre, recibí la primera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech contra el COVID-19 y luego recibí la segunda dosis necesaria a principios de enero. Sin embargo, el 13 de enero de 2021, 
di positivo en la prueba de COVID-19.


Esta es una historia esperanzadora. Gracias a que la vacuna fue efectiva y creó una 
respuesta de anticuerpos para disminuir la gravedad de los síntomas asociados con el coronavirus, me salvó la vida. Se me dio la oportunidad de vivir y respirar otro día, una oportunidad que no se brinda a todos los que han caído en manos de esta desgarradora pandemia.

Como afirman en su guía los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., la vacuna contra el COVID-19 es solo una pieza de un rompecabezas más grande, que requiere que todos sigamos cumpliendo con pautas estrictas para garantizar la salud y la seguridad de nosotros mismos, nuestras familias y los que nos rodean. A pesar de mis mejores intenciones y persistencia en el uso de mascarilla, el distanciamiento social y una higiene personal vigorosa según lo recomendado por los CDC y los principales médicos, científicos y expertos en salud pública de nuestra nación, todavía obtuve un resultado positivo, y a usted también le puede pasar.


Tuve el privilegio y la oportunidad de hablar con el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de nuestra nación, después de dar positivo por COVID-19, y él dejó en claro que la vacuna Pfizer/BioNTech que recibí era la única razón por la que no necesitaba cuidados intensivos e inmediatos de emergencia. Sin esta vacuna, mi salud se habría deteriorado rápidamente y, muy posiblemente, podría haber enfrentado un destino fatal.


Esta vacuna sin duda me salvó la vida. También podría salvar la tuya. Le pido que se vacune cuando sea elegible.


Fauci dejó en claro que incluso con las vacunas cada vez más disponibles, no debemos volvernos complacientes y debemos continuar haciendo todo lo posible para proteger la salud y la seguridad de quienes nos rodean, usando una mascarilla en entornos públicos, observando estrictas pautas de distanciamiento social, y lavándonos las manos constantemente. Solo siguiendo estos pasos, junto con la vacunación, tenemos una oportunidad de luchar contra el COVID-19.


Esta experiencia fue reveladora, y es por eso por lo que he prometido hacer todo lo posible para traer más vacunas disponibles a nuestros vecindarios, para ponerme en contacto con los más vulnerables en mi distrito para ayudar a coordinar citas y, sobre todo, luchar para cerrar las brechas de equidad racial para los residentes afroamericanos, latinos y otras minorías.


Sabemos que nuestras comunidades minoritarias han sido las más afectadas por el coronavirus, tanto por el número de vidas perdidas, como por los negocios obligados a cerrar, y las dificultades en curso para reconstruir; y en Nueva York, los latinos tienen las tasas más altas de infección y muerte entre casi todos los otros grupos.

Ahora que las vacunas están disponibles para los constituyentes elegibles, y después de esta experiencia escalofriante, mi oficina ha continuado trabajando con socios comunitarios para garantizar la disponibilidad de las pruebas y las vacunas, y no se detendrá hasta que nos aseguremos de que estos recursos estén disponibles y accesibles para todos, especialmente para nuestros constituyentes más vulnerables. Los animo a todos y cada uno de los que leen esto hoy y son elegibles para recibir la vacuna a que la tomen lo antes posible. Soy la prueba viviente de que salva vidas, y también puede salvar la suya.


Espaillat representa el Alto Manhattan y partes de El Bronx en la Cámara de Representantes de Estados Unidos

0 comentarios:

Publicar un comentario