PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

domingo, 17 de enero de 2021

Donald Trump vs. Joe Biden al final del túnel


POR FELIX QUIÑONES 

 


Tumbaron a Trump, esa es mi humilde conclusión. La élite política de los partidos Republicano y Demócrata, incluido su propio vicepresidente, Mike Pence, les propinaron un “palo asechao” al presidente que, obviamente, no pertenece a la ya mencionada aristocracia política que por décadas ha dominado el escenario en Estados Unidos.

 

Por tanto, contra él se “cuadraron”, las cúpulas partidarias, la media en sentido general, todas las cadenas de noticias; en fin, el establishment, la flor y nata del poder se opuso a Trump para impedir su ascenso. Y de todas formas les ganó en el 2016. Pero, al final de su mandato, fue “apedreado” como si fuera la mujer adúltera de la Edad Media.

 

El epígrafe usado en este trabajo es producto del desenlace fraudulento y cruel usado para expulsar a Donald Trump de la Casa Blanca, y quizás, hasta de la política activa. Ya es una realidad y un hecho que sus enemigos tendrán que explicar algún día ante la historia.Trump se va de laCasa Blanca fruto de una conspiración organizada y lo hace dejando su legado, con logros calificados e históricos.

 

Sólo para la memoria histórica de este pueblo que nunca olvida, voy a citar algunos. 

 

Ordenó el sistema migratorio en niveles y con acciones nunca antes vistas, fijando reglas para la entrada de cualquier persona; Todas en beneficio de su país, sin importarle las consecuencias contra quienes violan los derechos migratorios en Estados Unidos. Y debemos resaltar, que lo hizo apegado siempre, a lo que está estipulado por las leyes; que, dicho sea de paso, fueron promovidas por los propios demócratas desde el poder. ¡Bien hecho por el presidente!

 

Liquidó de forma contundente, a quienes dominaban las calles de las principales ciudades, apoyados en el terror y los crímenesmás atroces: las llamadas pandillas callejeras, que en los ocho años de Obama se multiplicaron como los murciélagos en el Parque Nacional Kasanka de Zambia.Un ejemplo de ellas era la temida Mara Salvatrucha. Nunca me había sentido tan seguro en este país como en los cuatro años del Presidente Trump.

 

Desarrolló la mejor economía, con índices históricos en Estados Unidos, a tal punto, que China al verse acorralada por la osadía de Trump, dejó escapar el nocivo virus chino Covid-19, y del mismo ya sabemos las consecuencias lúgubres para USA y el mundo.

 

El “demonio asiático de China”, que dominaba y aún domina gran parte del mercado comercial del mundo, se vio seriamente amenazado por las acciones nacionalistas de un presidente genuino, auténtico defensor de los mejores intereses de su país. Los arancelesimpuestos a las importaciones chinas y la renegociación de los acuerdos comerciales para proteger a la industria doméstica de la competencia desleal, sin dudas, abrió las puertas de la confrontación, obligando a los chinos a proponer fórmulas de advenimiento con el mayor consumidor del mundo: USA.

 

Debo precisar en este punto que, el presidente actuó con decisión de Estado y que eso provocó el auge de la economía, desde enero de 2017 hasta febrero de 2020, cuando la pandemia del Covid nos golpeó inmisericordemente, hasta la fecha.

 

Donald Trumpfue un presidente claro y preciso, “al pan, pan y al vino, vino”, como debe ser. A la Unión Europea la trató con equidad, descalificó a la OTAN; pero creo debió eliminarla, a la ONU la bautizó como un club de personas mayores, que se reúnen para pasarla bien y yo le agrego: a descorchar los mejores vinos y saborear suculentos platos; claro, USA paga cerca de un 25%, mientras que China, Francia, Inglaterra y Alemania, sólo pagan cerca del 5% de los gastos.

 

A Rusia, con Putín de fondo, ledio lo que se merece, un trato de potencia, como lo que es; porque Trump no es un tipo de doble moral, exige respeto para su país y respeta a los otros países. Ese fue el espíritu de su discurso en la ONU en el 2017: “nosotros no seremos mas el policía del mundo, defiendan sus países como yo he de defender el mío”

 

Con Corea del Norte fue mas táctico y logró algunos acuerdos que en definitiva no resultaron; pero, siempre dejó claro que no se opondría a una unificación de las dos Coreas, si es que ellos lo deseaban. Esta posición, desde luego, no cuenta con el apoyo de China ni Rusia, por un asunto de intereses políticos.

 

A la América Latina la trató como se merece, por corruptos e inhumanos que son con su gente, les dijo lo siguiente: “los latinos emigran a Estados Unidos, porque sus autoridades son un asco”; y yo puedo testificar que estuvo en lo correcto.

 

Lo calificaron de loco y violento, pero nunca comenzó un conflicto bélico o guerra en el mundo y, aunque vivió momentos de presiones para invadir a Venezuela, siempre se opuso, y mejor aún, regresó casi todas las fuerzas militares a USA. Hoy, se puede decir, con orgullo para los estadounidenses, que no hubo una sola invasión a país alguno durante los cuatro años de su mandato; y eso es maravilloso por parte del presidente Trump.

 

En Medio Oriente, los éxitos fueron varios y diversos: logró acuerdo de paz entre Israel, Emiratos Árabes, Bahréin y otros. Mientras que a Irak e Irán les mostró firme decisión de no permitir sus tropelías contra los vecinos y menos contra Estados Unidos.

 

Enfrentó la globalización y a buena parte de sus nefastos dirigentes, como hombre de fe y cristiano, rechazó el aborto y toda la agenda satánica que los demócratas idolatran. En cambio, la electa vicepresidente de Estados Unidos votó 8 veces en el Senado a favor del aborto, aún después de haber nacido la criatura. ¡Bárbara!

 

Trump dejó bien claro que Jamás apoyaría funestos ideales y agendas que conlleven a la destrucción e identidad nacional histórica del país, y que envuelvan elementos como son sus monumentos, estatuas, costumbres, Constitución, ect.

 

Tal vez, el logro más significativo de Trump fue poder conformar una Suprema Corte de perfil y balance conservador; que nos garantiza una oposición sólida y legal a esas agendas neoliberales de los grupos anti naturaleza y anti vida.

 

Estoy orgulloso de ser parte de los 74 millones de estadounidenses, que, de manera decisiva y legal, votaron por el presidente Donald Trump y en contra absoluta, de los 142 años de ejercicios públicos estériles en conjunto, de estas cuatro figuras política del partido demócrata: Kamala Harris, Nancy Pelosi, Chuck Schumer y el “presidente con trampas” de Estados Unidos de América, Joe Biden.

 

Ya para cerrar, quiero testimoniar mi respaldo y agradecimiento al presidente Trump, por el trato que nos dio a los dominicanos: a) sustituyó de inmediato a la pareja de  sinvergüenzas que nos puso Obama de embajadores, b) mandó a quitar la oprobiosa bandera LGTB que ofende a la bandera nacional cuando se izan juntas, como lo dispuso Obama, c) nos trató muy bien con el alivio económico durante la crisis y d) autorizó la llamada del canciller Mike Pompeo para sacar del poder a los delincuentes del Partido de la Liberación Dominicana.

 

Hay un detalle final que no quisiera dejar de resaltar. Se trata de la actitud mantenida por el presidente Trump en relación con los planes de la Comunidad Internacional hacia nuestro país, en el manejo de las tortuosas relaciones con nuestros vecinos de Haití. Si bien USA no respaldado los planteamientos del pueblo dominicano, tampoco ha sido de complicidad total con nuestros enemigos, encabezados por la tenebrosa familia Clinton.

 

El Plan de Contingencia, ideado por los artífices de la fusión de las dos naciones, no se materializó durante estos cuatro años del presidente Trump y eso lo apreciamos todos los patriotas dominicanos. Pero, con la llegada de los demócratas al poder, tememos que se reactiven las presiones para mover un porcentaje importante de haitianos hacia la República Dominicana. Se estima que hasta 500 persona podría pasar la frontera diariamente en condición de “refugiados”, lo que obligaría a República Dominicana a proveerles, protección y servicios permanentemente.

 

Toda esta componenda antinacional contra nuestro país es una iniciativa conjunta del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Ministerio de Interior y Policía de la República Dominicana, en del pasado gobierno del PLD. Esta calamidad nacional no la estuviéramos pasando si Trump pudiera permanecer en la Casa Blanca por cuatro años más. Es por ello que lo respaldamos militantemente y lo haríamos de nuevo, de ser necesario y posible.

 

¡Gracias presidente Trump, en nombre de todos los dominicanos!

 

Felix Quiñones es dirigente deportivo y comunitario de NYC

 

0 comentarios:

Publicar un comentario