PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

sábado, 21 de noviembre de 2020

Intervención del congresista Adriano Espaillat ante el pleno de la Cámara de Representantes sobre el COVID-19


 Insta a que se tomen medidas para abordar las disparidades del COVID-19 y el impacto mortal en las comunidades minoritarias

 

WASHINGTON, DC – El congresista Adriano Espaillat (NY-13) habló ante el pleno de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos esta semana para abordar las disparidades que afectan a las comunidades minoritarias en medio de la actual crisis de salud pública del COVID-19.


*A continuación las palabras del Rep. Espaillat tal como fueron pronunciadas.*


“Gracias, señora presidenta. Hoy, estamos volviendo a convocar nuestra Hora de Orden Especial mensual del Caucus Hispano del Congreso por primera vez desde que la pandemia de COVID-19 llegó a las costas de Estados Unidos.


“Mientras hablamos aquí hoy, Estados Unidos está padeciendo una tercera ola, la peor que hemos enfrentado. Agregamos un millón de casos a la semana. ¡Un millón! ¡Cada semana!


“Nos estamos acercando a un total de 11.5 millones de casos, más que cualquier otra nación y por mucho, a pesar de que, entre los países con brotes, los hay más poblados que el nuestro. Aún más sombrío, lideramos el mundo en el número de muertes confirmadas relacionadas con COVID y nos acercamos a las 1,000 muertes por día, más que cualquier otra nación que enfrenta esta nueva ola. Y los estados y las ciudades se están precipitando hacia nuevos cierres justo cuando nos acercamos al feriado de Acción de Gracias, que solía ser el día más transitado del año.


“Mientras les hablo ahora, mi ciudad natal de Nueva York acaba de anunciar que las escuelas volverán a cerrar indefinidamente.


“Señora presidenta, todos sabemos por qué Estados Unidos se enfrenta a un brote tan terrible de este virus ... El abyecto fracaso de la Administración Trump y de numerosos líderes políticos republicanos en tomar esta pandemia en serio. El fracaso del liderazgo. El fracaso de la responsabilidad. El hecho de no alentar siquiera algo tan simple como usar mascarillas para salvar vidas.


“El fenómeno de la propagación desenfrenada de COVID-19 por todo Estados Unidos es serio. Pero está ocurriendo un fenómeno aún más serio, y ese es el impacto alarmante y dispar en las comunidades de color, y particularmente en las comunidades hispanas.


“Cuando mi estado natal y mi ciudad de Nueva York se convirtieron en el primer epicentro de la pandemia de la nación, las disparidades raciales se hicieron claras como el día.


“Los códigos postales más afectados fueron también aquellos con mayor población minoritaria. Mi distrito en Harlem, Washington Heights, Inwood y el Noroeste de El Bronx contenía algunos de los códigos postales más afectados.


“Y nuestra colega del CHC, Alexandria Ocasio-Cortez, que representa al Distrito 14 de Nueva York en Queens y El Bronx, también vio que algunos de los códigos postales de población más diversa de su distrito eran los más afectados. A medida que la pandemia comenzó a disminuir en Nueva York, pero se apoderaba de otras partes del país, la disparidad continuó sin cesar.


“Estudios realizados en junio confirmaron estadísticamente lo que había visto sobre el terreno con mis propios ojos. Ahora, a medida que EE.UU. supera las 250.000 muertes por COVID-19 y se acerca rápidamente a los 12 millones de casos confirmados, los datos raciales son más completos y la tendencia es clara: las personas de color se enferman y mueren de COVID-19 en tasas más altas que las de los blancos y más alta que su proporción de la población.


“El sistema está roto de tantas maneras que la pandemia lo ha dejado al descubierto y se ha agravado. Tanto los afroamericanos como los latinos están constantemente expuestos a un mayor riesgo de enfermedades tanto ambientales como hereditarias que tienen efectos perjudiciales en la calidad de vida.


“NPR recientemente hizo un análisis usando información del COVID Tracking Project, y muestra cómo las disparidades son consistentes estado por estado. Un hallazgo clave es que los hispanos están muriendo constantemente a causa del COVID-19 a tasas más altas que el resto de la población estatal, sin importar dónde se encuentren.


“En mayo, esto era cierto solo en siete estados, pero se ha extendido a más. Los latinos también tienen una tasa desproporcionada de infección en 45 estados y el Distrito de Columbia. Desafortunadamente, es fácil ver por qué ocurre esta tendencia. A menudo, estas comunidades tienen más probabilidades de enfrentar obstáculos económicos que les han impedido recibir atención médica de calidad. Los tipos de tratamiento preventivo que muchos de nosotros damos por sentado son un lujo para quienes no pueden pagar un seguro médico.


“Hicimos mejoras importantes con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, reduciendo los costos y asegurando a millones de estadounidenses más. Pero la Administración Trump ha hecho todo lo que está en su poder para obstaculizar la ley y, efectivamente, hemos comenzado a ver una disminución en la tasa de personas con seguro, en lugar de al revés.


“La atención preventiva es importante porque garantiza que otras comorbilidades se detecten temprano y se controlen bien. En ausencia de esa atención, algo como una enfermedad infecciosa puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.


“Además, cosas como los desiertos alimentarios dejan a muchas familias de color de bajos ingresos sin opciones de alimentos saludables, lo que aumenta la tasa de problemas como diabetes, enfermedades cardíacas y más. La fuerte contaminación del aire en los centros urbanos densamente poblados, que muchas comunidades de color llaman hogar, significa tasas más altas de asma y otras enfermedades respiratorias crónicas. Por lo tanto, cuando aparece un virus altamente infeccioso que ataca el sistema respiratorio, es más probable que afecte a quienes ya padecen enfermedades respiratorias.


“Y necesito mencionar que los latinos y los afroamericanos constituyen una parte desproporcionada de nuestros trabajadores de primera línea, lo que los pone en un riesgo mucho mayor. A medida que todo esto se acumula, se desarrolla de una manera obvia: más cuerpos de personas negras y marrones en la morgue de los que debería haber.


"Pero señora presidenta, no tiene por qué ser así. No solo podemos revertir esta pandemia, también podemos revertir las disparidades. Con una estrategia nacional para contener y combatir el virus, podemos reducir su propagación. Con una campaña dirigida a las comunidades de color, podemos mantener seguros a nuestros conciudadanos. Y con ayuda a las comunidades que más la necesitan, podemos mantener a las familias económicamente estables hasta que finalmente estemos fuera de peligro.


“Desde que se promulgó la Ley CARES, los demócratas aprobaron dos veces la Ley de HEROES para brindar ayuda fundamental a nuestras comunidades. Miles de millones de dólares para pruebas y rastreo. Miles de millones de dólares para hospitales y equipos de protección personal necesarios. Miles de millones de dólares para las pequeñas empresas y las industrias del entretenimiento y de servicios de alimentos, que están sufriendo más que la mayoría. Miles de millones de dólares para las agencias de transporte público y sus trabajadores de primera línea, que heroicamente han mantenido el servicio en funcionamiento a pesar de meses de caída en picada de la cantidad de pasajeros porque necesitan que nuestros médicos, enfermeras, socorristas, trabajadores de supermercados y otros trabajen y vuelvan a casa todos los días. Miles de millones de dólares para los gobiernos estatales y municipales que se enfrentan a un grave déficit de ingresos por causas ajenas a ellos.


“Y finalmente, señora presidenta, miles de millones de dólares directamente a los bolsillos de nuestros compatriotas estadounidenses a través de una segunda ronda de pagos de estímulo. Este tipo de ayuda puede ser transformador.


“Pero los republicanos en el Senado se han negado siquiera a considerar el proyecto de ley, y la Administración Trump nos ha arrastrado mientras intentamos negociar para obtener una ayuda sólida para el pueblo estadounidense. Ya es hora de que vengan a la mesa y trabajen con nosotros para que la Ley de HEROES sea promulgada y que las personas reciban la ayuda que necesitan.


“Por último, señora presidenta, aunque hemos visto noticias terribles sobre el aumento de casos y muertes en las últimas dos semanas, también nos dieron una luz al final del túnel.


“En los últimos días, recibimos noticias de que dos vacunas contra el COVID-19 pueden tener una efectividad superior al 90%, una tasa increíble. Y si bien puede llevar tiempo producir suficientes dosis y poner en marcha la infraestructura para que la vacuna llegue a quienes la necesitan, debemos asegurarnos desde el principio de que la distribución de la vacuna sea equitativa.


“No podemos cometer el mismo error con la vacuna que se cometió con las pruebas. No podemos dejar a los estados y comunidades solos para luchar en el... "mercado libre" por un recurso de salud pública tan vital. Y no podemos permitir que algo tan importante como una vacuna, que tendrá un suministro tan limitado, fluya hacia aquellos que pueden pagar el precio más alto. Necesitamos un plan integral para garantizar que la vacuna llegue a los MÁS vulnerables y MÁS rápidamente.


“Y debemos asegurarnos de que las comunidades que fueron más afectadas por esta pandemia y más impactadas por incumplimiento del deber de la Administración Trump sean las PRIMERAS en la fila para vacunarse. Las comunidades de color, la comunidad hispana, los afroamericanos, los nativos americanos y otros se quedaron fuera porque las pruebas eran escasas. Se quedaron fuera porque las camas de UCI eran escasas. Pero NO DEBEN excluirse cuando las vacunas comiencen a administrarse. Dada la forma dispar en la que este virus ha afectado a nuestras comunidades, deberían estar entre los primeros en recibir la seguridad de la inmunidad de la vacuna.


“Señora presidenta, ahora me gustaría ceder el turno a un colega que últimamente ha visto al COVID resurgir fuertemente también en su comunidad, mi colega de Chicago, el Sr. García.


“Señora Presidenta, le agradezco esta oportunidad de permitir que el Caucus Hispano del Congreso hable sobre la importancia de combatir las disparidades que dejó al descubierto la epidemia de COVID-19 y cómo podemos compensar el daño que se ha causado.


“Y quiero agradecer a mis colegas del CHC, tanto a los que pudieron acompañarme hoy como a los que no, por todo el arduo trabajo que han estado haciendo día tras día desde marzo para ayudar a sus constituyentes y mantener seguras a nuestras comunidades.


"Gracias y cedo el turno".



0 comentarios:

Publicar un comentario