PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

lunes, 9 de marzo de 2020

Santiago es Santiago de Carnaval a corazón



(2 de 2)
Por Miguel Ángel Cid Cid

En la entrega anterior revisamos a tres iconos del Carnaval de Santiago: al lechón, a Cucharimba, y al Roba la Gallina. En la de hoy vamos a desenmascarar a un lechón y, de paso, lanzar una propuesta.

Tres tipos de caretas, ya se sabe, sobresalen en el carnaval: las joyeras, que representan al barrio La Joya; las pepineras, a los Pepines; y las de Pueblo Nuevo. Las primeras tienen dos grandes cuernos repletos de cuernitos coloridos; la segunda tiene dos cuernos largos pintados con colores alternados y lizos; y la tercera, tienen muchas flores en sus dos cuernos.

Al lechón que le quitaremos la careta usa dos, de forma alternada: la joyera y la pepinera. Y desde niño se sumergió con entusiasmo en el Carnaval de Santiago y ya va por los 54 de los buenos y todavía participa, gozándolo cada vez más. Ese lechón, cuando se quitala careta y el pintoresco traje, tiene un nombre: Julio César Valentín. Él mismo lo confiesa así:

--Yo me disfrazo desde los 8 o 9 años de edad. En los años 80, de militancia intensa, me disfrazaba en años intercalados. Luego del 1992, me disfrazo todos los años--.

Y es que en sus años juveniles, Valentín, el ahora Senador de la República, incursionó en el deporte, en el teatro, en las diferentes manifestaciones culturales de la época, y en la política. Abandonó dos de esas sus pasiones y se concentró en el carnaval y la política. Dos actividades distintas entre sí, pero que tienen un detalle en común: estar siempre rodeadas de pueblo.

En la política su éxito es conocido. En cuanto al Carnaval de Santiago, la Corporación Carnavalesca de Santiago (CORCASAN) y otras organizaciones folklóricas le hicieron un merecido homenaje, no por diputado que lo fue, ni por senador que lo es, sino por el despliegue de energía que viene inyectándole al carnaval, como lechón, durante más de cuatro décadas.

Sin embargo, debo admitir que no pude establecer, la semana pasada, el trote rítmico del lechón que representa Julio César Valentín. Si se desplaza de un lado a otro con las puntas de los pies, de medio la’o, haciendo sonar con el zangoloteo los cientos decascabeles que lleva encima. O si le ha bajado algo a su performance. Como el final del carnaval se pospuso para mañana, me fijaré.

No voy a redundar aquí en mi valoración de los aportes de Raudy Torres y Ramón Arturo Reyes (Cucharimba) al Carnaval de Santiago. Prefiero formular una pregunta:

¿Cómo es posible que, dado la relevancia de los aportes de estos dos personajes al carnaval de Santiago, la Corcasan no les ha concedido sus merecidos homenajes?

Es irrelevante responder, para salir del paso, que se valorará la posibilidad de rendir honores a Raudy y a Cucharimba. Creo que La Corporación Carnavalesca de Santiago debe designar, desde ya, una comisión que organice los actos festivos para rendir honor a esos dos gigantes del carnaval santiaguero.

Propongo, en ese sentido, que uno de los integrantes de la eventual comisión sea el senador Julio César Valentín. Y que se integre, a la misma, la Dirección del Ministerio de Cultura, la Gobernación Provincial y el Ayuntamiento de Santiago. Sin perder de vista e integrando al sector empresarial.

Sería algo así como la puesta en abismo del carnaval. El carnaval mirándose así mismo, reconociendo los latidos, sintiendo los pálpitos de la ciudad Corazón. Honor a quien honor merece. Para que el carnaval de la Hidalga continúe crecido sobre símismo. Para que Santiago se honre y repita con orgullo “Santiago es Santiago, Santiago es Santiago, la ciudad Corazón”.


0 comentarios:

Publicar un comentario