PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

jueves, 28 de marzo de 2019

Leonel Fernández y Danilo Medina, dos presidentes con estilos y prioridades diferentes



Por Vinicio Taveras

A lo largo de casi 24 años de ejercicio político partidista, hemos visto diferentes tipos de gobiernos que han gravitado en la República Dominicana. Nos concentraremos en estos dos colosos del partido de la Liberación Dominicana (PLD). De un lado el doctor Leonel Fernández, quien ocupara por primera vez el solio presidencial en agosto de 1996, encuentra un país desordenado, sin agua, sin luz, con graves problemas en su infraestructura hotelera, con carreteras en pésimas condiciones, con hospitales carentes de todo y cayéndose a pedazos, con unos grupos casi paramilitares que son heredados del doctor Joaquín Balaguer.

Leonel Fernández, sin experiencia gubernamental, se enfrenta al reto de desmontar el aparato político-militar del reformismo rancio. Construye las estructuras fundamentales para el desarrollo de la nación dominicana.

Carreteras, puentes, edificaciones y más de 15 mil viviendas en 4 años, 1996-2000. Dejando una deuda pública de 9 mil 500 millones de dólares. El ingeniero Hipólito Mejía asciende las escalinatas del palacio nacional en agosto 2000. Los primeros dos años de gobierno del presidente Mejía fueron excelente, había heredado una nueva nación, con restos sí, pero económicamente estable, con un peso fuerte frente al dólar, con mas carreteras, mas puentes, mas hospitales, menos apagones, y sobre todo con una tasa de delincuencia, tal vez la más baja de toda América Latina. Pero después del 2003 el encanto de un país para todos se derrumbó. 

Escándalos de corrupción, el dólar a 55 por 1, huelgas, desasosiegos e incertidumbres, marcaron el fin de un Partido Revolucionario Dominicano (PRD) fuerte, sólido como un roble e invencible. La división asomaba más peligrosa que nunca y lastimosamente el ingeniero Hipólito Mejía busco la reelección el 16 de mayo de 2004, modificó la Constitución a sabiendas de que poseía solo un 25 por ciento de popularidad y los adulones y come cheques del gobierno lo idolatraban y el creyó en ellos. Perdió todos los espacios por ese error.

En mayo de 2004 vuelve el doctor Leonel Fernández y gana abrumadoramente las elecciones, esta vez los años habían pasado y la experiencia acumulada, más sagas, inteligente, habilidoso y pragmático, continúa su carrera constructora con más hospitales, puentes, acueductos, carreteras, escuelas.  Con manos duras contra los pandilleros y delincuentes, pero también algunas sombras de corrupción que se asomaban con manos negras a las arcas del Estado.

El doctor Leonel Fernández es reelecto en 2008  sin necesidad de una modificación constitucional, pero este dejó por error estratégico que las garras de la corrupción permearan las puertas de su despacho, fue permisivo con sus más dilectos amigos y compañeros, pero a pesar de todas esas situaciones pudo salir airoso de los acosos de la oposición y sus detractores, este continuo su gobierno sin males y sin daños colaterales y cierra las puertas a la reelección en la Constitución del 2010, aún con índices de popularidad que rondaba el 53 por ciento, posteriormente se tira a la calle y le pasa la antorcha del triunfo a otro compañero de su partido, su compañero Danilo Medina, quien gana las elecciones en mayo de 2012.

Oh! Pero que ironía tiene la vida, lo que no hizo la oposición en los años de gobierno del presidente Fernández, la inicia Danilo Medina y compartes. Difamación, infamias, maledicencias y mentiras fabricadas, marcan el comienzo del fin de una relación política de más de 30 años en el PLD.

El licenciado Danilo Medina se ha dedicado a apagar la luz de otro, pretendiendo así que la del brille, pero lamentablemente no será así, la paciencia, virtud de gigantes, ha permitido que el doctor Fernández esté en un momento histórico, de nuevo en el sentir del pueblo dominicano, tranquilo, calmado, hablando siempre con sus dirigentes y simpatizantes y llevando su agenda de líder latinoamericano.

Danilo Medina no habla ni con el pueblo ni con los dirigentes de su partido, vive en una burbuja en la que entran solo él y sus compartes. Solo promesas, mientras el pueblo solo le queda la desesperanza y el dolor de los miles de muertos en hospitales por falta de atención, los miles de muertos por la delincuencia que arropa a toda la sociedad y las denuncias de corrupción en su gobierno, de las que el mismo se esconde al pedir pruebas de las mismas (OISOE, Punta Catalina, Odebrecht y los sobornos), son solo parte de esa burbuja.

Si, es el Partido de la Liberación Dominicana, el que está en el poder, pero el doctor Leonel Fernández representa el mejor destino de los dominicanos, mejor político, mejor presidente.

Dos estilos diferentes, Danilo Medina y compartes con su gente, y el doctor Leonel Fernández para la gente.

El autor es empresario y político residente en Nueva York.-


0 comentarios:

Publicar un comentario