PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

viernes, 8 de diciembre de 2017

Mejor arranquémosle la cabeza a todos ellos


Por Miguel Espaillat Grullón  

Los dominicanos ahora tenemos el agua al cuello.  Un país en crisis social, política económica, ecológica y moral, fruto de los desmanes de los gobiernos pasados, principalmente los encabezados por Hipólito, Leonel y Danilo.  Estos gobiernos han sido corruptos y ladrones, pero, pese a ello, sus cabecillas, sus líderes primarios y secundarios, siguen teniendo vigencia en el país, a tal punto, que todavía, ya viejos, uno aspira a quedarse, y los otros dos con volver.

¿Por qué esta gente tiene esta vigencia? ¿Por qué, pese a que sabemos quiénes son, seguimos detrás de ellos?  ¿Por qué, en los barrios se linchan a los que roban, a lo mejor por hambre, mientras que a Hipólito, a Leonel y a Danilo, esos mismos barrios reciben a estos tres caimanes con vítores y muestras de alegrías, en vez abuchearlos, y apedrearlos como se merecen? ¿Por qué siguen ellos en la palestra?

Un aspirante a diputado honorable y con solido currículo académico como Andrés Luciano Mateo, no pudo salir electo a diputado, porque la gente no voto por él, sin embargo, votó por consabidos ladrones y dueños de apuesta y por gente con historial de narcotraficantes.  Luego nos quejamos de que el congreso está lleno de ladrones y de gentuza.   

¿Cómo es posible que todavía estemos pensamos en Leonel, Hipólito y Danilo para presidentes?  Pero también, en los que están sentados en el banco, como Temistocles Montas, Francisco Javier García, Quique Antún, Miguel Vargas, y gente de esa calaña. A ellos le damos nuestro voto, unos porque los tienen por su líder y otros a cambio de romo, picapollo y quinientos pesos. Después nos quejamos del presidente que tenemos.

 Fruto de éste comportamiento ciudadano irresponsable, hoy tenemos un país invivible, frente a lo cual, desesperados, muchos están pensando que la solución es el retorno de Trujillo, en la persona de su nieto Ramfis Domingo Trujillo, lo que resultaría en un remedio peor que la enfermedad.  Y será peor por partida doble, porque esta medicina obrará en el cuerpo y en el alma para pudrirlas más de lo que ya están.

Desde que Trujillo subió al poder, hasta el día de hoy, el pueblo como tal, ha hecho poco para deshacerse de sus crueles tiranos ladrones y asesinos.  En este interregno actuaron para acabar con la tiranía, pequeños grupos de la clase media y de la burguesía.  Los combatientes del 14 de junio, los Planfleteros de Santiago, los combatientes de Playas Caracoles, el combate de los palmeros, son ejemplos del acontecer aludido.  Pero ha de recordarse que no triunfaron porque en ningún momento fueron apoyados masivamente con acciones por el pueblo. Al contrario, los campesinos denunciaban a los del catorce de Junio.  Cuando Caamaño entró por Playa Caracoles no lo apoyamos. Y cuando los muchachos Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy (La Chuta) el 12 de enero 1972 se batían en combate contra el ejercito de Balaguer, lo dejamos solos, nuestras actuaciones como pueblo, se limitaron a esperar el desenlace de los acontecimientos.

En todo ese lapso de tiempo, hasta la fecha, mayormente hemos andado detrás de las escorias (presidentes, congresistas, alcaldes y regidores) que nos han gobernado con saqueo. Todavía estamos en eso, para después como está sucediendo ahora, desesperado, frustrados, decepcionados, por los resultados desastrosos de esas gobernanzas, entonces clamamos de nuevo por Trujillo.  Craso error de un pueblo que no conoce su historia.  Si este nieto de Trujillo lograra su propósito, nos convertiríamos el hazme reír ante el mundo; seriamos una vergüenza.  

Ramfis Domínguez Trujillo, descendiente directo de violadores, ladrones y asesinos por ambos lados (de padre y madre).  Sus tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres, tíos, primos, todos fueron grandes delincuentes y asesinos; y él los defiende a raja tabla; los excusa y limpia.  Entonces, ¿qué podemos esperar de un Ramfis Rafael Domínguez como Presidente? ¿Pero será que nos estamos volviendo locos, o que somos tarados, sinvergüenzas, degenerados o excesivamente irresponsables, inconscientes y depravados?

Yo creo, que ante esta situación a que nos han llevado las gobernanzas del PLD y los anteriores gobiernos entre ellos Hipólito, en vez de estar pensando en un nieto de Trujillo, mejor sería elaborar un listado con todos los responsables del desastre que nos ocupa, de los que han robado y traicionado, para arráncales la cabeza (expresidentes, diputados, senadores, alcaldes, regidores, ministros, y de cualquier ciudadano ladrón).  Sinceramente, no veo otra salida a ésta situación desastrosa a que han llevado a nuestra patria.   

De nuestro himno nacional son los versos los siguientes:

Quisqueyanos valientes, alcemos/ Nuestro canto con viva emoción,
Ningún pueblo ser libre merece /Si es esclavo, indolente y servil;
Quisqueya la indómita y brava /Siempre altiva la frente alzará;
Compatriotas, mostremos erguida /Nuestra frente, orgullosos de hoy más;
Quisqueya será destruida/Pero sierva de nuevo, jamás!
Y el clarín de la guerra aún resuena /Pregonando su gloria inmortal.

A todas luces no compagina, que un pueblo cuyo himno nacional, tenga semejantes versos gloriosos, a 173 años de su independencia, todavía ande detrás de ladrones para que lo gobiernen y detrás de un individuo, nieto del dictador más cruel, violador, ladrón y asesino), que ha tenido nuestra República y la humanidad.  Si eso un día ocurriese, desmentiríamos los versos aludidos de nuestro himno nacional, muchos dominicanos, como también yo, sentiríamos vergüenza, dolor y tristeza de ser dominicanos.

A los lectores les dejo la palabra.


0 comentarios:

Publicar un comentario