PAN CON AGUACATE MUSICAL

LA NUEVA FORMA DE GOZAR LA VIDA!

domingo, 5 de agosto de 2018

Arzobispo de EEUU llega a solidarizarse con obispos



MANAGUA.- El arzobispo Timothy Paul Andrew Broglio, de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, llegó a Nicaragua para respaldar a la Iglesia Católica de este país centroamericano, según lo dijo en la misa que ofició este domingo junto al Arzobispo de Managua Cardenal Leopoldo J. Brenes.

Ambos concelebraron la misa dominical en la Catedral de Managua, en la que Brenes lo presentó como un invitado especial a quien dijo lo había conocido en El Vaticano, pero que esta vez vino para expresar esa cercanía y solidaridad con los obispos y sacerdotes nicaragüenses, así como hace dos fines de semana más de 500 obispos y laicos oraron "por nosotros en América Latina", dijo Brenes a los fieles congregados en el templo madre del catolicismo en Nicaragua.

El Arzobispo capitalino aclaró que el Arzobispo Broglio no ha sido enviado por El Vaticano -tal como quiso manejarlo un periodista a la hora de abordar al Cardenal Brenes-- sino que lo que afirmó es que fue en la Santa Sede donde conoció al Arzobispo Broglio, quien además de cargos desempeñados allí, también fue Nuncio Apostólico en República Dominicana.

Al igual que en América Latina "en Estados Unidos también muchos obispos y sacerdotes han orado por nosotros", dijo Brenes, quien agregó que "eso es lo hermoso de la Iglesia Católica, esa amistad".

El país vive una "tensa normalidad"

El Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, dijo este domingo que el país vive una "tensa normalidad", porque continúan las persecuciones y amenazas del gobierno contra ciudadanos que marchan contra el régimen sandinista.

"La persecución a personalidades y a personas que disienten de una actitud del Estado, yo lo veo como algo negativo, hay que bajar esas situaciones para que verdaderamente el país pueda llegar a una verdadera normalidad, porque ahorita tenemos una tensa normalidad", dijo Brenes, a periodistas.

Las palabras del cardenal contradicen el discurso del Gobierno y Ortega, que insisten en que Nicaragua "ha vuelto a la normalidad" después de tres meses de estallido social, que el presidente afirma se trató de un "golpe de Estado".

"Es triste que, cuando se habla de que el país va tomando normalidad, se den estos casos (amenazas o secuestros), porque eso no significa que haya normalidad", insistió el cardenal.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha denominado acciones como estas como una "tercera fase" de represión consiste en la "criminalización de los manifestantes", y la ha denominado como "más ruda, más explícita y burocrática".

Las relaciones entre la iglesia Católica y Ortega están fracturadas desde mayo pasado, cuando los obispos, como mediadores el diálogo nacional para superar la crisis, pidieron al mandatario adelantar para marzo de 2019 las elecciones de 2021, lo que el presiente rechazó.





0 comentarios:

Publicar un comentario