sábado, 2 de septiembre de 2017

Un minuto de silencio por las víctimas de Las Ramblas


POR ELVI PAREDES

El reciente atentado terrorista ocurrido en la Plaza Las Ramblas, de Barcelona, es un acto vil, cobarde, criminal y sedicioso.

La perdida de vidas humanas, sean españolas, francesas, suecas, finlandesa, rusas, norteamericanas, palestinas, sirias o libias, no tiene precio.

Y es que el terrorismo no tiene color, ni ideología ni bandera. Para el terrorista, cegado por su fanatismo religioso o político, la vida humana no vale nada.

Los hechos ocurridos en Las Ramblas, lugar histórico y populoso de Barcelona, donde hasta el momento han fallecido 16 personas de varias nacionalidades, sembraron el terror y el desconcierto en una zona donde tienen su presencia, el Museo Marítimo, actores callejeros, normalmente llena de flores, cafés, restaurantes, música y risas.

Pero Las Ramblas o Les Rambles en catalán, es un lugar emblemático de Barcelona, ubicado entre la plaza de Cataluña y el puerto antiguo, la Catedral de Barcelona, la Plaza de San Jaime, los edificios de La Generalidad de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona, y los barrios Góticos de Raval y Born.

Las Ramblas y el Raval, nombres de origen árabe, y en el caso de Las Ramblas, se traduce como arroyo seco, ya que por allí corría un rio en el siglo XV. Son parte de la herencia árabe a su paso por esas localidades.

A pesar de que los árabes no construyeron edificaciones, a su paso por esa localidad, si nombraron varios lugares, entre ellos Las Ramblas y el barrio Gótico del Raval.

Los 16 muertos y más de 100 heridos, no podrán ahogar las ansias de paz que grita el mundo.

Pero la paz, no es una palabra hueca y sin sentido. La paz es el respeto a la vida…pero a la vida en todo lugar donde se encuentre, sin importar que sea en un país desarrollado, subdesarrollado o atrasado.
  
El respeto a la autodeterminación de los pueblos es vital para mantener la paz en el mundo. El mundo debe unirse contra la violencia…de todo tipo.  

La Rambla nunca duerme, y allí también existen mercadillos instalados, así como pintores y dibujantes. Todo esto en medio de edificios históricos, como el Palacio de la Virreina, el mercado de La Boqueria y el reconocido teatro El Liceo, donde se pueden presenciar Operas y Ballets.

Muy cerca de allí, se encuentra La Plaza Real, lugar lleno de palmeras, y donde se reúnen los fines de semana, coleccionistas de sellos y de monedas.

El paseo de La Rambla, llega hasta la Plaza Portar de la Paz, donde está ubicada la célebre estatua de Cristóbal Colon, recorriendo una amplia pasarela denominada Rambla de Mar, que llega hasta el puerto de España, donde se encuentra el centro comercial Maregmam. 

Ciudadanos de Alemania, Francia, Bélgica, y Australia, entre otras nacionalidades, fueron víctimas del odio, de los resentimientos, del terror y el fanatismo.

Los sueños, deseos, las promesas de amor o simplemente la aventura de hombres, mujeres y niños, fueron rotos en mil pedazos.

Sin embargo, hoy quiero recordar Las Ramblas, con su hermoso paisaje, sus flores, kioscos de periódicos, museos y palacios, con sus niños y adultos montando bicicleta,…hoy quiero recordar a Las Ramblas, no con un minuto de silencio, deseo seguir recordando ese emblemático espacio español… para el mundo.





0 comentarios:

Publicar un comentario