viernes, 18 de agosto de 2017

Hipólito Mejía, César Medina, Jochy Santos, pan y circo


Por Miguel Espaillat Grullon

Primera parte: Hipólito y Cesar Medina, en tácticas y estrategias

En artículos anteriores ya he reseñado, como los dirigentes del PLD usan de tácticas y estrategias bien pensadas en su laborantismo político; para eso tienen un equipo de diversos profesionales nacionales y extranjeros (sociólogos, psicólogos y periodistas perversos y otros señores sin escrúpulos, deseosos de ganar mucho dinero,  aunque sea vendiéndole su alma al diablo, como el caso del brasileño Joa Santana, y las más de 3 mil bocinas criollas pagadas por el peledeismo para hacer el trabajo sucio de propaganda que sea necesario en todo momento.     

Por esta particularidad de la dirigencia del PLD, cuando un periodista de esa cuadra como Cesar Medina, curtido en la práctica de la intriga y con un dominio absoluto del sofisma publica un artículo, hay que leerlo entre líneas para descubrir el metamensaje, teniendo en cuenta que el contenido del mismo no es precisamente uno de su pensamiento, sino, el de un "equipo de pensadores" que se reúne para discutir el contenido del escrito a publicarse, el cual obedece a una estrategia previamente delineada, que busca manipular las masas ignorantes de votantes que  ya hemos señalado.

Quien haya leído los más recientes artículos de Cesar Medina relativos al PRM, a Mejía y Abinader en los que éste se despacha en halagos a Hipólito y en lanzar diatribas contra Luis Abinader (Abinader miope, Hipólito clarividente, Abinader bruto, Hipólito inteligente Abinader soñador, Hipólito realista, etc.), en esos artículos se revela el trabajo de varios maestros de la intriga política muy bien expuesta a lo Alejandro Dumas y Joseph Fouché el llamado genio tenebroso; y entre lo criollo, una combinación de Vincho Castillo, Font Bernard y de Polibio A. Díaz, de quien se dice, era el poder detrás del trono en el régimen de Balaguer. Tiene que ser así, porque ya he establecido, que lo que Cesar Medina escribe, no es solo de su autoría, sino de un grupo de pensadores prolíficos, pero malsanos.  

Lo que ese grupo de pensadores expone  por conducto de Cesar Medina en su artículo "Miopía política de Abinader", deja entrever claramente en esta joya de la intriga política, de qué manera el PLD está utilizando a Hipólito Mejía en los planes macabros que le permitan quedarse en el poder.  Ahora bien, lo que no sabemos a ciencia cierta es, si Hipólito lo está haciendo en confabulación con el danilismo, ya sea por ingenuidad, "sabichoceria de zorro tuerto, ", por "tiguerraje", o por soñados beneficios futuros de quien aún no ha asimilado, que para él, "la pava no pone donde ponía".  De seguir en esas, y de continuar creyendo en tratos con peledeistas, le pasará igual que a Miguel Vargas, cuando como un niño de teta fue engaño por Leonel Fernández con el trato de las corbatas azules, porque no supo ver, que en contraste, las corbatas en realidad eran moradas.

De este caso tenemos formada nuestra opinión personal, que se deriva de los hechos siguientes:                                                                                            
Primero: Hipólito está tirado en el ruedo buscando la nominación presidencial por el PRM.  Todos los millones que implica esa vigorosa campaña ¿de dónde los obtiene, de su bolsillo, de las masas pobres del PRM que lo aclaman, de los emporios transnacionales, de donde?       
                                                       
Segundo: El bien sabe (porque tiene los números de las encuestas), que no va a ganar la nominación presidencial a ninguno de los que por el PRM aspiran a la misma posición.  
                                                                                                             
Tercero: Que si gana esa nominación por las fullerías, trapisondas o ayuda económica por parte de los interesados que lo quieren de candidato, él (Mejía) jamás va a alcanzar la presidencia de la República, porque para ganarle al PLD tiene que haber una coalición de partidos, y con él de candidato, jamás se daría esa coalición y ni siquiera lograría la unión del PRM.
                                                                 
Cuarto: quien no tenga el apoyo del "Movimiento Verde", jamás llegará al poder sin ese apoyo, y él (Mejía), no lo tiene.  Siendo así, entonces ¿por qué él se empeña en buscar una nominación que solo le hará más daño del que le ha hecho al PRM y al país?    

Quinto: ¿Por qué Hipólito a sus años y con las taras señaladas, mejor no reflexiona en cambiar esa conducta egoísta y en consecuencia se acoge al retiro para dar paso a la brillante generación que se están manifestando en nuestro Partido?; puesto que, con ello contribuiría grandemente a la unidad y fortalecimiento institucional del Partido y consecuentemente al triunfo del PRM y a la derrota del PLD en la próxima contienda electoral


Segunda parte: Hipólito Mejía con Jochy Santos, pan y circo

En días recientes Hipólito Mejía compareció como invitado al programa "Divertido con Jochy".  En ese programa, éste expresidente brindó más de lo mismo, "pan y circo".  Sus declaraciones, fueron las tradicionales a las que nos tiene acostumbrados de pronunciamientos populistas, demagogos, de sofismas, chabacanos, simplones, insulsos, vacios, superficiales, humorísticos, tendientes a provocar la risa de los que les ven y escuchan, pero nada que ver con el discurso de un exjefe de Estado y aspirante de nuevo a esa posición.

"Tenemos que sacar a esta gente del poder (prosigue diciendo Mejía).  Esa gente han desfalcado el país; se lo han robado todo; lo están dejando convertido en un cascarón, y eso hay que pararlo, y para hacerlo, todas las personas sensatas, que somos la mayoría, no podemos ser indiferentes.  Estamos obligados a sacar del poder a los peledeístas para que no continúen desfalcando nuestro país". 

 "Yo no puedo ser indiferente (continua Mejía externando), me duele este país, por eso decidí aspirar a volver a dirigirlo, con transparencia, como lo hice durante el período 2000-2004.  El tiempo del presidente Danilo Medina en el poder ya pasó, en el año 2020 lo voy a enfrentar en las urnas y le voy a ganar.  El destino del país, está en el presente y el futuro de los jóvenes dominicanos, Por eso los llamo a no contaminarse, a no caer en vicios, ni en vagancia, y a tener fe en el destino del país.  En ese caballo yo estoy montado seria y honestamente porque creo que el presente y futuro del país está en la juventud dominicana" 

El país no puede “seguir protegiendo la impunidad”, ni tampoco seguir utilizando los créditos nacionales e internacionales “como un relajo; no es posible, porque están hipotecados nuestros hijos y nuestros nietos.  Yo estoy decidido a enfrentar esos males, pero decidido de una manera que estoy enfocado para hacer el trabajo, el trabajo que estamos haciendo, lo estoy haciendo con mucha fe, con mucha dedicación y con una visión panorámica clara de lo que tengo que hacer y lo que debo hacer, por eso ese es mi compromiso con la patria.

Además, en ese programa (Divertido con Jochy), Hipólito reveló que no lee noticias, solo los deportes y algunas noticias internacionales.  "No pierdo mi tiempo leyendo políticas ni ataques en mi contra, a palabras necias, oídos sordos, no voy a agriarme la vida". Fin de la cita.

Señores, Hipólito dizque preocupado por la situación del país y por la juventud; él, que a sus años no se retira para darle paso a los jóvenes valores del Partido. ¡Qué ironía!, lo dice él, quien en su avanzada etapa biológica no lava ni presta la batea a esa juventud que tanto ensalza, pero que aplasta, cuando en vez de cederle el paso, los atropella e ignora con su decisión de querer volver a presidente sin darle oportunidad a ellos (por sobre ellos, por encima de ellos, sin consideración a ellos, sin tenerlos en cuenta a ellos), para según él, hacerlo con transparencia y responsabilidad como lo hizo en el periodo 2000-2004.  ¡Por Dios!, ¿a que está jugando Mejía con semejante decisión y declaraciones que nada tienen que ver con lo que él es, y fue su gobierno?  Con esta decisión y declaraciones, ¿apuesta Mejía al olvido y a la ignorancia de muchos, o en creer que todos somos idiotas? 

Aunque pensándolo bien, debemos aceptar, que sus actuaciones fueron claras y transparentes.  Todos vimos como él traicionó los principios antirreleccionistas del partido y a Peña cuando se hizo cambiar la Constitución para reelegirse y cómo usó dinero del Estado para sobornar a congresistas y para aquella rastrera campaña reeleccionista.  Hipólito y sus correligionarios han estado vendiendo que no robó, porque para muchos dominicanos (él uno de ellos), parece que tomar el dinero del Estado para eso menesteres no es robar, sino un acto patriótico. 

De igual forma su manejo de la quiebra del banco Baninter fue clara. El violó flagrantemente la ley, para favorecer a los ricos, en detrimento del pueblo pobre, que empobreció mas, al tirar sobre sus débiles hombros aquella quiebra.  Violó la ley al entregar en efectivo 55 mil millones de pesos a los ahorristas contrariando el mandato de ley que establecía, sólo pagar en efectivo hasta medio millón de pesos.  Pero Hipólito tan preocupado por sus amigos ricos, para que estos no sufrieran los desvelos y las angustias que significaban el largo tiempo de espera de la venta de los activos, resolvió por la vía rápida, entregar todo ese dinero por camionadas, sin importarle, que con esa decisión quebraba nuestro Banco Central, lo que prácticamente llevó a colapsar la Economía Nacional y a crear las condiciones para que el dólar se disparaba al 60%, tal como sucedió, para finalizar perjudicando a todo la gente pobre de la nación, con las secuelas que ocasionó aquella nefasta medida, fruto del desamor para con su pueblo.   

Después vino lo paradójico.  Hipólito quiso vender a los que quebraron en sus negocios y al pueblo que por el disparo de la inflación sufría las consecuencias, y en busca de confundir a los que nada saben de asuntos bancarios, y al respecto Mejía planteó, que él era un hombre de "cojones", de valor, porque él había sido el único presidente que se había atrevido a enfrentar a un poderoso banquero.  Parece ser, que anteriormente se había dado este fenómeno sin que el presidente de turno hubiese enfrentado al banquero ladrón responsable de la quiebra.  El razonamiento viene, porque hasta donde yo sepa, en nuestro país nunca se había dado el fenómeno de semejante quiebra de un banco.  Pero Hipólito, apostando a que todos somos idiotas, en consonancia con algunos economistas neoliberales de su cuadra, soltó la bola (que muchos hasta hoy se la han creído) que el manejo dado por él a aquella quiebra, fue un acto de valor personal de él y de su gobierno, que si no lo hubiese hecho así, el sistema bancario hubiese colapsado.  ¡Pero qué ironía!, el mal manejo de esa quiebra ocasionó el casi colapso del Banco Central y de la Economía Nacional y condenó al pueblo a sufrir por muchos años más, las duras consecuencias de aquella locura.  Para más, el Baninter no fue recuperado, y el dueño del banco hace tiempo que anda por ahí tan millonario como antes, y hasta Leonel y Margarita fueron beneficiados con la entrega de 150 millones de pesos que tenían depositados en ese banco.

Sí, Hipólito fue claro y transparente en su gobierno y después lo ha sido como opositor.  Nada ha hecho a escondidas.  Sus relaciones con Ernesto Quirino y con gente como Pepe Goico fueron a la vista de todos.  Su amistad declarada con la gente que se ha enriquecido robándole al pueblo, la ha hecho públicamente.  Su posición de no llevar a justicia a ladrones que son sus amigos, la ha sostenido públicamente repetidas veces.  Aquella mansión que se hizo en Jarabacoa con recursos del Estado fue a la vista de todos.  Su declaración apoyando la explotación de Loma Miranda, lo mismo que su oposición a que de Valle Nuevo (Constanza) sean sacados sus amigos millonarios, lo hizo públicamente.  El apoyo que le dio a una compañía norteamericana para que depositara desechos radiactivos en la Sabana de Sansón y el posterior deposito del rockash en Samaná y Montecristi, lo mismo que el arrendamiento por cheles y por 99 años de miles de tareas de tierra a emporios extranjeros, los hizo públicamente.  También cuando envió tropas a Irak y su zalamería con Bush padre e hijo, fueron hechos de manera pública.  Después, los espaldarazos que Mejía le dio a Danilo para que llegara al poder, los hizo, también públicamente.  Hasta su alianza con el PLD para ganarle la convención a Miguel Vargas, la hizo de manera pública. Para remate, las muchas veces que se burló del pueblo, también lo hizo públicamente.

Ante esta situación son muchos los que se preguntan ¿por qué Hipólito con este "background", aun tiene tantos seguidores?  Muy sencillo, por las mismas razones por las cuales gente dañina como Leonel, Danilo y todos sus acólitos tienen cantidad de fanáticos seguidores.  Somos un pueblo de mucha inconsciencia.  La semana pasada en un acto proselitista realizado en Barahona, uno de los fanáticos de hipolitistas se presentó en aquel evento enarbolando un cuadro gigante con una foto de Hipólito.  Esto es Puro trujillismo, puro balaguerismo.  Igual hacen los seguidores del perverso de Leonel y del mentiroso Danilo.  Nuestro atraso cultural y político engendra ese tipo de comportamiento de arrastrados.

Eso es la gente del pueblo llano.  ¿Pero y los intelectuales, por qué también siguen a estos hombres tan dañinos para el país y nuestro pueblo?  En este tipo de trabajo no podemos explayarnos con amplias consideraciones como amerita el caso, pero basta con tener en cuenta que cuando se trata de poder y dinero, de estar arriba, de superar la pobreza a como dé lugar, que es de lo que se trata, en este mundo del "sálvese quien pueda ", los hombres en aras de la sobrevivencia, caen sin darse cuenta, y muchas veces hasta sin proponérselo, en vender su alma al mismo diablo.

En esos artículos aludidos, también he señalado que esas deficiencias intelectuales y deformaciones sociales que se adquieren, por nacer, crecer y desarrollarnos en el medio antes descrito, temprano o más tarde, ese vivir se traduce en deformaciones psíquicas y morales, que a su vez, producen mentalidades inconsistentes y temerosas, que dicho sea de paso, son los casos de los dizque intelectuales, que apoyan las aspiraciones presidenciales de Mejía.  Y de lo no intelectuales trepadores, y de las masas rebaños, ni hablar...

Por tales razones, los más brillantes intelectuales del país estuvieron postrados a Trujillo; Américo Lugo y otros pocos, fueron la excepción.  En el caso de los llamados "intelectuales dominicanos" que dan soporte a Hipólito, Leonel y Danilo, se manifiestan las mismas constantes de deficiencias intelectuales, deformaciones sociales y psíquicas, mentalidades inconsistentes y temerosas, necesidades de dinero y poder y la sobrevivencia en un capitalismo salvaje, mientras que el interés por la patria no existe o se echa a un lado.  

A este respecto, ya  he planteado en artículos anteriores: "la mayoría de los dirigentes que hoy conforman la cúpula de los partidos políticos tienen marcadas lagunas intelectuales, debido a que nacieron, se criaron y se formaron en un medio tercermundista de limitadísimo espectro académico y cultural, que impide a sus habitantes (aun a sus élites), abrevar temprano y después, en el conocimiento de los clásicos de la filosofía, de la economía vanguardista, y de los grandes pensadores sociales, cuyas lecturas, si tenemos la vocación, nos permiten llegar a ser grandes y trascendentales políticos, aunque nuestras cunas sean humildes.  Pero también, la mayoría de estos políticos, nacidos en la pobreza extrema, no son políticos con autentica vocación revolucionaria, sino, gente que una vez se enganchó a la política buscando un medio que le permitiera superar aquella pobreza en que vivían, y a la vez, lograr ascenso social.  En esa lucha por sobrevivir, rompiendo brazos, en un país del "sálvense quien pueda", muchos hasta han vendido su alma al diablo, tal como lo hicieron los muchos intelectuales que permanecieron al lado de Trujillo, que dicho sea de paso, no fueron las razones en el caso de Balaguer.   

Con estas lagunas, taras y aberraciones, hemos llegado al presente, donde un expresidente que encabezó a un gobierno deficiente y corrupto, lucha por volver al poder apoyado por políticos e intelectuales con la modorra de los atavismos señalados.  En esta lucha por el poder,  se llevó a Hipólito Mejía a un programa televisivo a ser entrevistado por un cómico sin  formación política, es decir, lo que se busca es hacer una show para dar pan y circo a un pueblo, que a propósito se le ha mantenido en la ignorancia.  ¿No sería mejor que a este aspirante a candidato y a los demás presidenciables, fuesen entrevistados por profesionales con formación política que les hagan preguntas que ameriten respuestas conectadas con la realidad que vive nuestro país y el mundo de hoy?

Conclusión

Analizado el texto precedente, podemos concluir preguntándonos: ¿De Hipólito Mejía llegar nueva vez a la presidencia de la República, qué el pueblo dominicano puede esperar de un personaje cómo él, que tiene  con un pasado y actitud política de "conchoprimo"; pero además, con escasa conciencia social y pobre formación política, puesto que el mismo ha confesado sin ruborizarse que no lee ni los periódicos, pero que también, patológicamente  le gusta el poder, que es un empresario neoliberal, que tiene delirios de líder insustituible y que ha optado por cogerlo suave haciendo causa común el establisment nacional y mundial que viven de robar el sudor ajeno y de chupar la sangre de sus congéneres?   

A los lectores dejo la palabra

Posdata
La semana que viene voy a publicar un artículo con el título "Preguntas a Hipólito Mejía".  Es un texto que contiene más de una decena de preguntas que someto a la consideración de los que entrevistan a este expresidente, para que podamos darnos cuentas, de como él nada y bucea en las oleadas de aguas profundas de mar adentro.  


0 comentarios:

Publicar un comentario