miércoles, 22 de febrero de 2017

El PLD, 40 años más en el poder


Por Luis Aníbal Medrano S.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), es una estructura política que ha orquestado durante toda su existencia, con un criterio muy particular, la forma de cómo llegar y permanecer en el poder, sin importársele cómo, lo de esta era subir y quedarse a cualquier precio.

Sus militantes fueron pacientes organizados, sacrificados, obedientes, honrados, hasta tanto llegaron a gobernar, donde han dado cátedra de perversidad gubernamental  asaltando todos los poderes del Estado y las entidades colaterales que juegan un papel preponderante en la estructura socio política de la República Dominicana.

Juntaron a los JB (Joaquín Balaguer y Juan Bosch), para que se levantaran las manos, han socavado las simientes de varios partidos políticos fomentando su división o adhiriéndolos mediante práctica de chantajes judiciales, han creado una elite económica y política, mas no social (no tienen clase), han sabido utilizar los resortes del poder para generar los comprobados fraudes y mediante toda clase de artimañas.

La situación reinante en la República Dominicana no es la ideal, hasta sus propios acoliticos se están quejando pública o privadamente, y es que lo que viene sucediendo es “de todo como en botica”, pero a todo eso, la oposición, la supuesta oposición dominicana, bien gracias.

Pero independientemente del estado de situación, económico político y social del país, la aparente división a lo interno del PLD, como fruto del enfrentamiento abierto entre los dos líderes de la organización morada, ellos estos no dudarían en buscar un fórmula eficaz de cómo quedarse y sus 34 miembros del Comité Político se atreverían a buscar un tercer elemento que sería la tabla de salvación para modificar un poco la imagen negativa ante el pueblo y así justificar la “coca”, el “capú y no te abaje”, el “tuche y saca rayita” a la oposición que hasta ahora solamente está haciendo gárgara sin bulla.

Y es que una serie de partidos que pasadas las elecciones se unificaron para enfrentar el resultado del mamotreto de elecciones, donde se juntaron Santos y Demonios, Macos y Cacatas, sin lograr nada, solamente mucha poses, teorías y ya. Cada uno de ellos agarró su camino, ya olvidaron las elecciones y ahora el can es la corrupción, libre verde, día verde, marcha verde; mientras tanto, el camaján que se apoderó del la edificación presidencial de la doctor Delgado, riéndose con unas carcajadas que ni el guasón le gana, como diciendo en su interior: Que me importa a mí, pierdan su tiempo en eso, que yo estoy en lo mío.    

Esos partidos de la llamada oposición política dominicana, ninguno, pero ninguno, tienen una dirección partidaria que enfrente con valentía al gobierno peledeista de Danilo Medina Sánchez, no hay voluntad política porque de una u otra manera tienen ciertos compromisos que las atan, lógico, salvo honrosas excepciones, se pueden contar con los dedos de las manos.

Es un descaro poner a la militancia de los partidos de mojiganga, creándoles falsas expectativas, alimentando esperanzas, mientras muchos de sus dirigentes no son más que unos “come siempre” que viven haciendo negocios directa o indirectamente con el Estado, que son asesores de ministerios, direcciones o empresas estatales (botellas) o cuando no, es que tienen asignaciones en una de las tantas organizaciones municipales controladas por el partido de gobierno.

Está surgiendo una corriente política que viene reclamando a los partidos políticos de oposición que se reestructuren de manera sincera, que eliminen las patentes de propiedad y que sean verdaderos instrumento del pueblo, que no piensen solamente en los millones que le otorga la Junta Central Electoral para distribuirlos a discreción de sus presidentes o propietarios.

Esa misma corriente progresista, que piensa en el país primero, expresa el criterio de que debe detenerse las teorías y las falsas, orientar el camino de la lucha a enfrentar de forma contundente a la actual gestión gubernamental y sus desaciertos, sus actos de corrupción comprobables, sus millonarios de nuevo cuños que no pueden justificar sus bienes y conformar un frente que sirva de bujía para encender el motor del cambio en la República Dominicana.

Se presenta como necesario, evadir los diferentes escenarios truculentos que el gobierno patrocina por trasmano, detener las aspiraciones presidenciales a destiempo de los que se crean semidioses, predestinados, desenmascarar aquellos que cuando pierden procesos hacen lo indecible para torpedear el triunfo del pueblo, de aquellos que creen que todo debe girar en torno a ellos, que mienten y vuelven a mentir, que se creen que los demás son carga palos o muchachos de mandado.

Si los mencionados partidos de oposición no se enrumban por el camino de la lucha auténtica y el enfrentamiento frontal, tenaz y contundente contra el gobierno peledeista y su Comité Político (millonarios todos sus miembros y sin deseos de caer presos); si los altos dirigentes de esas organizaciones no dejan de ser mas que grandes empresarios de la política con actitudes arrogantes prepotentes, excluyentes y otros defectos más, tendremos un PLD, 40 años más en el poder.

El autor es periodista, locutor, municipalista y político residente en Nueva York.

   

0 comentarios:

Publicar un comentario